A vueltas con la lactancia materna

Han sido días muy ajetreados en la oficina, con jornadas eternas y agotadoras que han dejado poco tiempo para cualquier otra cosa que no fuera trabajo. La verdad es que lo siguen siendo. Entre lo poco que he leído en Twitter estos días, de vuelta del trabajo o en algún  momento libre, me ha llamado la atención la nueva polémica en torno a la lactancia materna. Otra vez. Qué hartazgo.

Por si no os suena, que me encantaría que así fuera, un colectivo de enfermeras ha puesto el acento en la imposibilidad de las madres desnutridas para amamantar a sus bebés. No quiero ponerme vehemente, que lo soy y mucho, con este tema. Voy a dejar de lado la imagen de una conocida marca que, entre otros muchos productos, vende leche de fórmula que aparece en su página web. Voy a dejar de lado eso, pero no voy a dejar de lamentar que un colectivo que debe ser veraz en un tema que atañe a la salud pública lance a los cuatro vientos afirmaciones que no son ciertas. Las enfermeras son las profesionales que nos ayudan a las nuevas mamás a ponernos a nuestros hijos al pecho por primera vez. A las que acudimos cuando aún estamos en el hospital y tenemos dudas con respecto a la lactancia. Les presuponemos los conocimientos y la empatía (en mi caso, nada más lejos de la realidad) para ayudarnos en ese delicado momento.

Ahora quiero que penséis en África. Pensad en esas mamás delgadas hasta el extremo con sus bebés colgados del pecho, bien cerquita de ellas, con unos pechos tan languidos que parece imposible que consigan alimentar a nadie, pero que lo hacen. ¿Están bien nutridas, o nutridas a secas, esas mamás? Yo creo que no. Pero salvan a sus bebés de una muerte casi segura. No hace falta hacer ningún estudio para darse cuenta de esto, sólo hay que observar las imágenes de los informativos o bucear un poco por internet y ver las fotos.

Para hacer hincapié en la necesidad de mejorar las políticas sociales que deben proveer de ayudar a las familias que no tienen nada que echarse a la boca no hace falta ser alarmista… ni faltar a la verdad. La lactancia materna es el alimento adecuado para las crías humanas. Que se lo pregunten a la OMS. O a la Asociación Española de Pediatría. Y la que quiera dar biberón que lo dé, pero que no le hagan comprar fórmula, que además es más cara, porque a ella le falten los nutrientes supuestamente necesarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “A vueltas con la lactancia materna”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies