mi diccionario maternal

La maternidad de la A a la Z: con T de Tiempo

 

embarazada silla2

 

El tiempo cambió de pronto. El tiempo tan relativo siempre, cobró una nueva dimensión. Tiempo que dejé pasar hasta hacerme la prueba de embarazo por miedo a que volviera a dar negativo, tiempo en el que no quise pensar que llegabas, nada de hacerse ilusiones por si al final no venías. Luego salió la doble rayita rosa y sólo quería que pasara rápido para ir al médico y que lo ratificara, para ver tu difuso perfil  en blanco y negro, entre nervios y alegrías.

Tiempo que pasó lento hasta la semana 36, mientras mi barriga crecía contigo dentro y yo no paraba de trabajar. Cuando cogí vacaciones y me dieron la baja pude pasear y regalarme en sentirte, sentirte de verdad, no pensando lo molesta que resultaba tu cabeza entre mis costillas. Luego todo pasó mucho más deprisa de lo que yo hubiera deseado. El hospital, los días con papá, el periodo de descanso maternal, la lactancia acumulada, una semana de vacaciones y otra vez en la oficina. Días eternos separados.

Tiempo, mi niño, tiempo, lo que me falta, lo que ambos necesitamos. Tiempo para disfrutarnos, para querernos, para aprender el uno del otro. Tiempo contigo, para ver cada progreso, para dar palmas y compartir tus carcajadas. Tiempo con papá, los tres, tiempo para ser familia, para no estar permanentemente enfadados por lo que el otro no ha hecho porque no ha tenido, precisamente, tiempo.

El tiempo es tan valioso hoy en día, mi niño, que lo daría todo para tenerlo para ti. Cada día pienso cuánto me gustaría coger tu pequeña manita, caminar contigo hasta el parque, subirte al columpio y perderme en esa mirada ilusionada. Darte de comer, acompañarte en la siesta. Volver a jugar, quizá leer un cuento de esos que tanto te gustan, bañarte con calma y, después, llevarte con dulzura por el mundo de los sueños.

Pero como sé, bombón, que eso es imposible, me conformaría con llegar cuando aún no se ha hecho de noche, poder recogerte de la guarde y pasar la tarde juntos. Me conformaría con eso poquito, pero luego querría más. Porque todo el tiempo del mundo es poco tiempo para pasar a tu lado. Porque el mundo sin tiempo para ti no merece la pena.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 ideas sobre “La maternidad de la A a la Z: con T de Tiempo”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies