mi diccionario maternal

La maternidad de la A a la Z: con F de Familia

embarazada silla2

Familias hay muchas en la vida, al menos yo lo veo así. Familia es en la que nacemos, familia son aquellos amigos que te tocan el alma y deciden quedarse a tu lado incondicionalmente, familia es la que encuentras cuando te unes a otro y te sumas la suya y familia es, por fin, lo que fundas un día mirándote a los ojos mientras te juras amor eterno (y no me refiero al día del matrimonio).

Para mi marido y para mí nosotros somos familia desde siempre, desde que nos juntamos, compartimos el pensamiento de que nos elegimos para mejorarnos. Mi familia se fundó un verano de 2005 con la fuerza de la constancia y la perserverancia del que ya sabía que quería vivir todos sus días conmigo mientras que yo me resistía y le rodeaba y culebreaba para conseguir escapar, o no, de él. Con la llegada del invierno fuimos consolidando una relación por la que ni siquiera yo apostaba, tan alejado de mi arquetipo de hombre, tan cercana en el tiempo la relación anterior. Con 2006 recibimos un sobrino de una hermana, la mía, a la que él sólo conocía embarazada y que sintió desde el primer día como suyo también. Para entonces ya no quedaban barreras que derribarme y aquel chaval menudito que conocí de copas se había ganado no sólo mi cariño, sino también mi amor. Y mi familia, la nuestra, desde entonces lo fue.

Por lo tanto, nosotros repetimos hasta la saciedad aquello de que él y yo somos nuestra familia, la que decidimos crear, el uno para el otro, nuestra familia de dos. Y, desde este convencimiento, cuando nos embarazamos y la gente nos decía que ahora seríamos una familia nos daba un poco la risa. Porque la llegada de un hijo sólo redondea el concepto, lo mejora, lo perfecciona… pero una pareja no se convierte en familia, una pareja ya lo es en sí misma.

Entonces llegó Ojazos para revolucionar cada segundo y hacer el concepto más grande, magnitud que imagino que crece exponencialmente conforme aumenta el número de miembros que la compone (que se lo pregunten a las Trimadres, desde la fantástica inventora de esta gran iniciativa Trimadre a los 30 a mi no menos fantástica hermana). Y, aunque no lo hemos comentado, creo que nos dimos cuenta de la pequeñez de lo que nosotros creíamos familia a pie juntillas. Ahora tenemos menos tiempo el uno para el otro, dedicados a proteger, cuidar y educar  a un bebé adorable que, mientras alborota nuestros días, dibuja sonrisas no sólo en nuestras caras, también en nuestros corazones.


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios “La maternidad de la A a la Z: con F de Familia”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies