La impertinencia y los niños

En los últimos meses he vivido un par de situaciones que me han recordado el poco respeto que tenemos por nuestros pequeños.  La primera sorprendente situación tuvo lugar en una tienda del centro comercial Xanadú, una tienda de objetos de hogar, así que estuve muy pendiente de Ojazos por miedo a que, por una parte, tirara algo y, por otra, se pudiera hacer daño. Pero en un minuto aceleró y se metió detrás del mostrador. Llegué hasta el mostrador y le dije a mi hijo que tenía que salir de ahí. No habían pasado ni treinta segudos desde que se lo expliqué cuando llegó la dependienta y nos dijo, con un tono muy poco agradable, que el niño ahí no podía estar. Os aseguro que por el poco tiempo transcurrido me tuvo que oír decírselo pero es que, además, yo estaba parada frente a él mirándole seria: mi expresión corporal era muy clara. Así que cogí a mi hijo en brazos (algo que desde que me hice el esguince por el que me acabo de operar el tobillo me cuesta mucho) y salí de la tienda. Sin comprar lo que iba a comprar y sin ánimo de volver jamás. Será por tiendas en el mundo.

impertinencia-y-niños_centro-comercial

La segunda situación que me causo extrañeza ocurrió en una papelería cercana a casa. Era un viernes por la tarde. Desde el exterior vi que tenían mochilas de Gorjuss y entré a curiosear a pesar de que había muchísima gente por si tenían algo cosa más ya que llevo tiempo buscando un billetero para mi hermana. Ojazos estaba conmigo. Comencé a deambular por la tienda y observé que el peque intentaba meterse en una habitación que estaba a oscuras y tenía la puerta abierta. Le dije que no podía pasar, le cogí de la mano cerrando la puerta y seguí inspeccionando lo que tenían por allí. De pronto el dueño, que debió de escuchar cómo se cerraba la puerta, me espetó que el niño no podía entrar allí “sobre todo por el perro” sin preguntar ni siquiera si había sido él . Le intenté decir que la puerta estaba abierta pero él insistía con lo del perro, al que ni vi ni oí, así que encaminé mis pasos a la salida. Otro al que no compraré jamás.

Estas dos escenas me hacen reflexionar acerca de lo impertinentes que podemos ser los adultos en nuestras relaciones no solo con los niños sino también con los padres de los mismos. En ambos casos yo me encontraba desarrollando mi papel de madre cuando me vi recriminada. El papel que creo que tengo que ejercer: el de decirle lo que no tiene que hacer, darle la explicación y dejarle tiempo para que interiorice lo que le estoy diciendo y lo lleve a cabo. No me enfado y le grito, intento respetarle y hacerme entender. No solo regañaron a mi hijo, sino que lo hicieron a través de mí, regañándome a mí. Claro, que si le hubieran regañado directamente lo mismo no me hubiera ido tan calmada. Hubiera entendido que me dijeran algo acerca del comportamiento de Ojazos si me hubiera quedado paranda sin hacer nada, pero no era el caso.

impertinencia-y-niños_niño-tapado

Lo que quiero decir con todo esto es que necesitamos parar. Todos, no solo los padres. En el pasado estuve en el otro lado, durante cuatro en una tienda de decoración con sus sofás, cojines y lámparas viví a esos padres que no escuchan ni atienden nada de lo que hacen sus hijos así que sé que a veces hay que darles un toque a los adultos que acompañan a esos pequeños. Pero, por favor, si estás viendo que un padre está tratando con su hijo, no interfieras. No metas prisa, no agobies. Respeta los tiempos de esa pequeña persona que tienes enfrente. Esa pequeña persona que merece tanto respeto como tú pero que tiene muchas menos herramientas para manejar sus sentimientos y emociones, para saber qué puede hacer y que no.  Y practica la empatía.

Imágenes: Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 ideas sobre “La impertinencia y los niños”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies