Y cumples 3

Hoy cumples 3 y yo ya no tengo bebé. Comencé a sospecharlo cuando tus frases empezaron a ser inteligiles y a confirmarlo cuando compré el primer paquete de calzoncillos de Cars. De pronto te me has hecho un chico grande en ese metro escaso que mides. Grande porque has conseguido hacerme grande a mí, porque cuando me veo reflejada en esos ojos azules tuyos veo una mejor persona. Porque desde tu inocencia cada día me enseñas: a ser un poco más paciente, un poco más inocente, a jugar más, a dejarme sorprender, a disfrutar de un baño lleno de risas locas.

Otro futuro fotógrafo
Otro futuro fotógrafo

Eres increíble y maravilloso. Tienes tus ratos, ojo, esos en los que el cansancio te vence pero no te quieres dormir o en los que no entiendes las razones de los mayores y seguirías jugando o saltando o comerías kilos de bombones de chocolate. Y cuando te decimos “no” tu carita se transforma en esa mueca que tan bien conozco porque es la mía. Y haces pucheros y gritas y lloras y hasta se te escapa un manotazo malintencionado. Hasta ahí tienes tu encanto. Aún no aprendes a pedir lo que quieres y hay que sacártelo con sacacorchos o esperar a que, hipando, en medio de la rabieta tires los brazos para que te alce o escuche un “tetita” desesperado. Aunque ya no seas mi bebé me parece que tenemos un largo camino por delante, hijo.

Quiero darte las gracias. Por aguantarme cuando me enfado, por esos “no llores, mamá” cuando vemos una peli y se me caen las lágrimas, por los besos de besuguito, por hacerme tan importante como para constituir tu refugio cada día. Ojalá nunca deje de serlo, ojalá siempre sepas que si te ocurre algo puedes recurrir a mí. Lo más maravilloso de la maternidad es saberse el todo para alguien con la consciencia de que un día volarás y lo seré de otra manera.

Nada más divertido que jugar juntos
Nada más divertido que jugar juntos

Hoy cumples 3 y yo te pido que no dejes de reir con esa risa intensa que me atraviesa el alma y me pone feliz hasta en el momento más complicado. Tú también eres mi refugio muchos días. Nada me hace tan fuerte como estar a tu lado. Nunca pensé que ser mamá fuera esto. Nunca creí que algo que no fuera yo podría darme la vuelta y cuando parecía asentada de nuevo, volvérmela a dar. Ser tu mamá es un continuo aprendizaje. Un olvidarse de lo que creía sabido para aprender algo que quizá en unos días vuelva a cambiar. Ser tu mamá es reconectarme, sentirme más mujer que nunca. Saberme poderosa solo con oír tu voz. Ser tu mamá es único y mágico. Sonrío mientras lo escribo. No te cambiaría por nadie, no me cambiaría por otra.

Hoy mi chico cumple 3 y a mí me da un poco de nostalgia. Sé que seguirás creciendo y yo te seguiré añorando. Esos momentos únicos en los que cabías en uno solo de mis brazos, en los que el mejor pasatiempo era mirarte un rato largo. Me perdí tantas cosas que ya no volverán… pero espero no perderme más. Seguir jugando, caminando, corriendo y saltando, cantando y gritando, disfrutando. Saberme afortunada de ser tu madre. Continuar a tu lado.

Feliz cumpleaños, bebé (y mientras tecleo, sé que, si te la dijera, según terminara de decir la frase me espetarías “yo no soy un bebé”… y tendrías razón).

 

Fotografías: Violeta Rodríguez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 ideas sobre “Y cumples 3”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies