nuestro destete

Ese pezón se está rompiendo

En alguna ocasión os he hablado de los problemas que tuvimos Ojazos y yo en el inicio de nuestra lactancia. Pasamos por grietas, perlas, ingurgitaciones, mastitis subclínicas. Además de períodos de demanda extrema y agotadora, y digo extrema porque para mí lo normal fue estar siempre con la teta fuera y llevar a Ojazos sobre mí en el fular.

Foto de Violeta Rodríguez
Foto de Violeta Rodríguez

Hace unos días, mientras le daba de mamar en el sofá, mi hijo se fijó en mis pezones, en el derecho concretamente “Ese pezón se está rompiendo”, me dijo. Mis marcas de la maternidad pasan por una casi invisible cicatriz de la cesárea y por cicatrices en ambos pezones recuerdo de las grietas que tuve. En el derecho es bastante grande porque fue muy profunda y tardó muchísimo en sanar. Fue la única que me sangró. El caso es que mi pequeño la vio y pensó que algo no andaba bien ahí. Debió recordarle a un folio cuando se rasga, o a un juguete de plástico a punto de partirse y aquella frase fue la que se le ocurrió. Es curioso, porque eso es exactamente lo que yo pensé que iba a pasar en el peor momento y me produjo cierta ternura aquella conexión. Le respondí que no se iba a romper y le expliqué que cuando él era un bebé, ya sabéis que dice bien clarito que ya no lo es, él no sabía tomar tetita y yo no sabía ayudarle, así que se me hizo una herida pero que ya estaba curada. Pareció entenderlo porque no siguió preguntando… o eso quiero creer, quizá en unas semanas os cuente lo contrario.

Cuántas cosas me han pasado a raíz de la teta. Cuánta gente he conocido, cuántas lecturas instruyentes, cuántos momentos compartidos con mi hijo. No todos buenos, no lo voy a negar, pero la mayoría sí. Y qué importante es saber qué te ocurre y cómo ponerle solución. En la isla de soledad en la que viví nuestras primeras semanas juntos recabé ayuda de muchísimas fuentes online. Y así fue como conocí la labor de Pilar Martínez, quien a través de las entradas en su web de crianza Maternidad Continuum aclara multitud de dudas a las mujeres que amamantamos.

Vía Pixabay
Vía Pixabay

Pilar forma parte de ese grupo de mujeres (y de hombres, que los hay, como el nutricionista Julio Basulto o el pediatra José María Paricio Talayero)  que ha decidido levantar la voz para recordar lo que hace años no hacía falta: la importancia de la lactancia materna.Desde ese “activismo” a mi modo de ver tan necesario, Pilar, que es IBCLC, ha dado un paso más y junto a Ruth Giménez, quien también es IBCLC, ha creado Edulacta para formar tanto asesoras de lactancia como IBCLC. Y yo tuve la suerte de conocerla el año pasado cuando me embarqué en la aventura de Mujeres y Madres Magazine, donde ella escribe también.

Durante mucho tiempo he estado dándole vueltas a lo perdidas que estamos muchas de nosotras cuando llegamos a la maternidad. En la cantidad de dudas que nos surgen con respecto a todo, en lo difícil que se nos hace dar el pecho, en cuánto me hubiera gustado tener una mirada amable que empatizara conmigo y me ayudara con los inconvenientes que fueron surgiendo y al fin me he decidido. La maternidad me ha convertido en una mujer infinitamente mejor y ha sacado de mí una generosidad que yo desconocía. Por ello el lunes comencé mi formación como asesora de lactancia en Edulacta, con el afán de aprender mucho para ayudar a quienes vivan lo mismo que yo viví para que no se sientan tan solas. Y para que tres años después sus hijos no piensen que sus pezones se están rompiendo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 ideas sobre “Ese pezón se está rompiendo”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies