puerperio feliz

Un puerperio feliz

Por Raquel Tasa, doula, puericultora, asesora de lactancia, creadora de espacios maternales, escritora…

El puerperio es, como la lactancia, algo en lo que no pensamos y nos parece que por ser natural fluirá solo, que, total, ser madre es algo que son la mayoría de mujeres desde tiempos inmemoriales y todas lo han sacado adelante.

Lo que no nos cuentan es cómo lo han sacado adelante y si por el camino han sufrido más de lo que deberían.

Una marea de emociones

Sigue sin ser vox populi la marea de emociones a menudo contradictorias y que vienen en oleadas, sin transición. Durante el puerperio las madres pensamos que nos estamos volviendo locas. No nos reconocemos en esta nueva mujer que nace junto a nuestro hijo y no se habla, no hablamos y  no se cuida a esa mujer. Cada una sola en casa empieza a pensar que tiene un problema que lo que está pasando no es normal.
Apenas existe literatura, no ya específica, sino novela acerca de los puerperios. Es como si durante ese tiempo, que se alarga hasta casi los dos años, no existiera. Como si no hubiera ningún cambio en nosotras aparte de que hemos parido y tenemos un bebé en los brazos.

Grupos de lactancia

Se habla de maternidad en genérico, de lactancia, de cómo criar a nuestros hijos pero no de qué pasa con nosotras durante ese periodo. Es curioso porque tenemos la imagen de que sí, pero no, no se habla de puerperio.

Incluso en los grupos de lactancia, incluso allí, no se habla. Se habla de lactancia como es lógico y se habla de pasada de todo el torrente de emociones que se vive en el puerperio. Aún así, gracias a los grupos de lactancia muchas mujeres consiguen salir airosas de sus puerperios. La cercanía de otras mujeres es fundamental en esta etapa, las comunidades nos dan la vida.

Una formación necesaria

Decidí crear la formación porque siento que es necesaria. De hecho, siento que es necesario crear cualquier espacio que nos permita a las mujeres romper silencios, en el ámbito que sea, y lo tenemos que hacer entre todas, allá donde estemos. Formar a mujeres para que puedan acompañar a otras en el puerperio me parece fundamental. Cada vez que leo un texto o acompaño a una mujer en su puerperio y me cuenta lo doloroso que está siendo o que ha sido, me reafirmo en ello.

Porque el puerperio es un período de crisis, entendiendo como crisis un momento de ruptura y transformación pero puede ser un momento de plenitud absoluta o de caer en un pozo oscuro del que necesitamos ser rescatadas.

No me entendáis mal, no soy la loca de la pastilla de la felicidad, el puerperio es duro, lo es, porque nos quita todas las capas y nos deja desnudas frente al espejo para dejarnos ver todo aquello que no hemos podido resolver antes. Y eso es duro, pero también puede ser realmente empoderante. Cuando una mujer es consciente de su poder vive la vida y la crianza desde otro punto y sí, eso te hace muy feliz y sí ese cambio también te pude dar miedo.

Cambio social

La sociedad se cambia de una a una. Así se cambia el mundo. Así vamos a cambiarlo las mujeres. No nos hace falta una guerra. El mundo va a cambiar dentro de cada hogar hasta que seamos muchas sintiendo lo potentes que somos.

Nos hemos creído aquello de “cosas de mujeres” con ese toque paternalista y que minimiza nuestras cosas. Sí, el puerperio es una cosa de mujeres, pero es más que eso. Es una cosa de la sociedad entera, porque una mujer criando en casa, viviendo, renaciendo por dentro junto a su hijo es de lo más transgresor y transformador para la sociedad. Cada mujer que se reencuentra en esa etapa, que saca todo su poder y que además está criando a su hijo, que por supuesto está mamando todo eso de ella, literalmente incluso, está creando una nueva sociedad. Y la sociedad somos todos.

Mujeres ayudando a mujeres

Formar asesoras que acompañen desde una óptica diferente, que sepan qué pasa en ese tiempo y le den el valor que tiene, sí, me parece que es necesario. Me parece que todos necesitamos ese cambio que empieza con las maternidades, o puede hacerlo desde las maternidades. Y quiero, necesito contribuir a ello.

Puerperio Feliz. El placer de Ser y Embarazo y puerperio feliz, aportan ambos un acompañamiento necesario a las mujeres en el puerperio.

El primero es más profundo, un curso en el que Irene García Perulero nos habla desde un punto biológico y antropológico de la maternidad.  Irene sabe muy bien de lo que habla, mi participación es aquí más de toda la parte de emociones. De lo que ocurre emocionalmente, con la pareja, con nosotras y, en esta nueva edición, centrándome mucho en la parte de asesoramiento. Un curso para asesoras o para madres que den el salto a acompañar a otras profesionalmente o desde casa, da igual y el otro.

Embarazo y puerperio feliz, lo hace desde una perspectiva más dulce, más siendo yo misma asesora. Abrazando esos puerperios junto a Mónica Felipe-Larralde que es maravillosa con su voz y sus relajaciones.

Un puerperio feliz

Los dos cursos aportan un espacio único en el que aprender y vivir los puerperios, un lugar que hasta ahora no existía. No son cursos de lactancia, aunque obviamente se habla de ella, ni de relaciones de pareja aunque también se habla de ello. Son dos cursos en los que se habla, tratan y trabajan lo que es el puerperio y cómo navegar por él. Y cómo acompañar a quienes están en ello.

Me estoy dando cuenta  de que además de los puerperios actuales, las que ya lo pasaron se quedaron con la espinita de un mal puerperio, siento la necesidad de todas de hablar sobre los puerperios. Me hace muy feliz poder ser el vehículo para que puedan expresarse. Está pasando ya que mujeres que se apuntan al curso como asesoras acaban sanando cosas que no tenían resueltas como madres. Eso es maravilloso. Imagino que tiene mucho que ver con que ambos cursos incluyen un espacio privado de reuniones online durante tres meses y eso nos deja abrirnos un poco más y seguir rompiendo barreras de allí.

Un curso para cada necesidad

Recomendaría Puerperio feliz. El placer de Ser sobre todo a asesoras y a  madres que quieran saltar al mundo del acompañamiento o que quieren profundizar más en sus conocimientos sobre la maternidad en el puerperio. Por otra parte, Embarazo y puerperio feliz se dirige a madres, tanto en el embarazo como en el puerperio. De hecho lo ideal sería que vinieran en el embarazo porque así el puerperio que es “traicionero” no las pillaría de sorpresa y tendrían ya al menos esta pequeña comunidad que generamos entre todas.

Dentro del grupo actual, nos han nacido ya tres bebés y es muy emocionante para todas vivirlo. Y esa madre recién parida nos tiene allí rendidas a su vivencia. Escuchar a otras nos hace comprendernos a nosotras mismas.

Ambos cursos están diseñados de manera que se pueda acceder con comodidad y en el tiempo y horario de que cada una disponga. Esto es algo hecho por mujeres para mujeres y todas sabemos lo complicado que puede llegar a ser conciliar con nutrirnos y aprender.

Espero que sigamos hablando todas de puerperio y que lo hagamos cada vez más.

Un abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Un puerperio feliz”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies