Categorías
La Maternidad de la A a la Z

La maternidad de la A a la Z: con I de Idiota

embarazada silla2

Idiota.

Idiota.

Idiota.

Martilleando en la cabeza. Idiota.

Como si llegaras a la maternidad aprendida, como si no fuera un camino nuevo para ti también. Idiota.

Idiota cuando lo coges en brazos y te dicen que se va a malacostumbrar, que lo dejes… o cuando lo dejas llorar y te dicen que lo haces sufrir, que lo cojas.

Idiota cuando te dicen que no pasa nada por darle un biberón mientras obcecada luchas con tus grietas por alimentarle como crees que deberías hacerlo. Idiota cuando tienes mil problemas con la teta y no te atreves a darle un biberón por si te miran mal.

Idiota cuando te repiten por enésima vez que no podrás sacarlo de la cama si sigues dejando que duerma en la vuestra.

Tan, tan idiota. Hormonalmente inestable y, además, idiota, una combinación perfecta.

Escuchas palabras que, sólo al principio, siguen haciéndote sentir idiota. Opiniones del pediatra o de la enfermera, de tu amiga o de tu vecina que, por supuesto, también tiene algo que decir. Y mientras vas probando cosas, primero como con miedo, a ver si va a venir alguien a decirte que no lo estás haciendo bien y bastante tienes tú ya con tu conciencia, después un poquito más convencida (si parece que hasta está más tranquilo si lo porteo, será cuestión de observarlo). Como si se tratara de un ensayo clínico prueba-error, prueba-error hasta dar con la opción adecuada.

Un día te das cuenta de que ya lo sabes todo. Bueno, no es que lo sepas todo, es que sabes dónde acudir y además también tu instinto te ayuda muchísimo, sólo tienes que perder un minuto en pararte a ver qué te dice. Estás un poco más tranquila. Ya no te tensas si llora, ya tienes recursos. No se trata de magia, es sólo que has aprendido. Y vuelves a sentirte idiota.

Idiota por dejarte arrastrar por los demás. Si tengo un segundo esto no me pasa, piensas. Ay, mira que he sido idiota.


 

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

0 respuestas a «La maternidad de la A a la Z: con I de Idiota»

Así me sentía yo con el primero, con el segundo dije basta! Creo que hemos de dejarnos llevar por el instinto, observar, probar…y darles amor. Cada bebito es un mundo, es cuestión de adaptarnos el uno al otro.
Eso sí, las hormonas alteradas creo que son nuestro principal enemigo, a mi por lo menos me sacan de quicio ( y a los que están a mi lado)!!

Un saludo

Al final lo mejor es dejarse guiar por el instinto. Yo estuve casi un mes sin dormir, y cuando digo sin dormir es tal cual: sin dormir. Cuando empezamos a dormir juntas todo fue fenomenal y gracias a eso dormimos todos del tirón. Aprendí que para esto no hay un manual de instrucciones y que sé hacerlo perfectamente bien.¡Podemos!

Llevo muchísimo retraso en tus entradas, que te has puesto el turbo con el AZ y no doy a basto! Pero Idiotas, sí, somos muchas, pero solo hasta que cambiamos el chip y hacemos lo que creemos al fin. Luego solo queda el recuerdo de lo que fuimos.
Pero oye! Que seguro que solo pasa con el primero, y eso ya lo tenemos superado, con el segundo no nos pillan ni con un poquito de idiotez, verás! Muaaaaak!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *