Categorías
Ser inquieta

I feel GOOD

Pues sí, me siento bien. Septiembre es el mes del reinicio, idóneo para plantearse retos y metas, y eso es lo que hice el año pasado con mi cabecita a punto de estallar. Un buen día me senté y pulsé sobre «crear un nuevo blog», busqué una plantilla, rellené el campo de título «Esto no es como me lo contaron» y empecé por el principio. Parto fue la primera entrada que publiqué. El próximo día 19 habrán pasado 365 días desde ese momento.

Conociéndome, cuando comencé a escribir no tenía claro que llegáramos a este momento, pero lo cierto es que mi vivencia materna me ha abierto la mente a un mundo que antes conocía de refilón y ha espoleado mi vena más creativa, amén de que los ánimos infundidos desde el primer momento por Carol, Virginia, Natalia y mi amiga del alma Ruth no merecían menos. Pero sin duda alguna si a alguien debo agradecerle el aguijón constante para escribir es a Trimadre a los 30 y su Maternidad de la A a la Z que tantas satisfacciones (y trabajo) me está dando.

Categorías
Ser madre

Adiós al sacaleches

Fuente imagen: www.philips.es
Fuente imagen: www.philips.es

Sé perfectamente que quizá éste sea también el principio del fin de nuestra lactancia, por la que tanto hemos luchado y en la que tantas horas hemos invertido, pero llegó el momento de decir adiós al sacaleches. Ahora, mientras lo escribo, me pongo melancólica, mira tú, echando la vista atrás y viendo todo lo que he pasado para llegar hasta aquí, pero también sé que es la decisión adecuada.

Me reincorporé al trabajo tras mi permiso por maternidad con mucho estrés y algo de preocupación, ¿conseguiría mantener la lactancia materna exclusiva que suponía el alimento de Ojazos hasta el momento? Hacía cada trayecto al trabajo con mi bolsa de transporte colgada del brazo, a la ida sólo con el sacaleches y al regreso con los vasitos de leche también. Llevaba un ritmo brutal de extracción que fui espaciando según Ojazos crecía e introducíamos la complementaria. Pasaron los meses, el peque cumplió el año, el año y medio y a mí cada vez me costaba más emplear la mitad de mi eterna hora de la comida en extraer una cantidad que sabía a todas luces insuficiente para cubrir las necesidades de mi hijo. ya que, sólo para desayunar, se mete un biberón de 240 ml. de leche entera entre pecho y espalda. Así que a la vuelta de vacaciones decidí que ya no más.

Soy un mamífero
Soy un mamífero

Me ha costado dar el paso, pero necesito un poco de tiempo para afrontar la cantidad de proyectos que tengo entre manos y el único del que dispongo cada día son esas dos horas de la comida. Además de que si quedaba a comer con alguien ya me resultaba imposible extraerme en otro momento. ¿Por qué creo que es el principio del fin? Pues porque Ojazos ya apenas mama por la noche y pasamos 13 horas separados. Si para que haya producción tiene que haber extracción, poco voy a producir ya. Así que, sí, es probable que lo sea. Él seguirá pidiendo su tetita como consuelo pero como alimento creo que durará poco ya. Se me hace mayor mi chico. Y yo necesito volar.