Categorías
Ser mujer

Cuatro semanas

medicinasHace unos días os contaba en Mujeres y Madres Magazine que estaba algo fastidiada con un esguince. Esa entrada la dejé lista antes de marcharme de vacaciones, porque me iba una semana a la playa con mis chicos y no quería dejarme el trabajo acumulado justo para cuando volviera. Por una vez fui previsora y menos mal que lo fui. Regresé justo a tiempo para el #IEncuentroMMM amparado en que más de la mitad de la redacción iba a estar en Madrid el fin de semana del 12 de junio.

El sábado 13 por la tarde, en plena reunión de la redacción de la revista, comenzó a dolerme la cabeza y no conseguí atajarlo, ni ese día ni el siguiente y en la tarde del domingo me fui al hospital. Debería haberme quedado ingresada, pero me fui a casa pensando que con lo que ya llevaba puesto en vena y el tratamiento ambulatorio conseguiría superarlo, pero el lunes por la tarde tuve que volver… y quedarme.

Han sido un par de días ingresada y cuatro semanas de baja, de desconexión de pantallas y redes sociales (sobre todo las dos primeras), de calma, de reorganización mental, de pensar, de reconciliarme conmigo misma y aprender a ir más despacio. Han sido cuatro semanas de miedo por sentir que algo que yo no podía controlar tenía la capacidad de controlarme a mí. 

Ese ha sido el motivo de mi ausencia. Los planes para el blog decididos durante mis vacaciones se han visto postergados por ello. Ahora estoy retomando mi normalidad y lo hago serena, con calma y consciente. En breve daré inicio a lo pospuesto y, estoy segura, de que volveré a ser y sentirme yo.

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

24 respuestas a «Cuatro semanas»

Esa es la que mola y la que, a veces, sigue escondiéndose, a esa tengo muchas ganas de tenerla cada día en mi vida. Un besote.

Termina de recuerarte! Los dolores de cabeza intensos son de lo mas desagradable (he pasado episodios de migrañas y jaquecas tensionales brutales y son lo peor). Yo tambien creo q es toque de atencion del cuerpo.
A veces necesitamos q nos grite q necesitas parar y coger aire porq, o no lo escuchamos o nos hacemoz un poco los sordos.
Q te reubiques pronto!!! Echaba de menos tia entradas!!
Un beso!!

Jo, Carmen, me has emocionado con lo de que echabas de menos mis entradas. Te lo agradezco en el alma. Un besote.

Pues el susto comenzó el día que nos vimos. Esa misma tarde me empezó a doler. Ha sido, y sigue siendo, muy pesado. Tengo muchas ganas de que todo encaje plenamente de nuevo. Un besote princesa.

Calma es lo que me hace falta, que soy doña prisas. Vivo en un agobio constante… así que ahora toca tomar perspectiva y pensar con tranquilidad. Un abrazo.

A veces me falta lo de dejarme cuidar, ¡me lo has dicho como si nos hubiéramos tomado un café anteayer! Muchas gracias por tus buenos deseos. Un abrazo.

Precisamente acabo de terminar con un tratamiento que ha durado 6 meses. Sufro de migraña y cefalea tensional, el lote completo, pero soy yo que quiero llegar a todo y estar en todo. Lamentablemente, hay que saber parar y tomarse las cosas con calma. Un besazo y cuídate!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *