Categorías
Ser madre

No da la teta nadie

Veo repetirse a mi alrededor la misma estampa con muchísima frecuencia: bebé recién nacido o con pocos meses que cuando tiene hambre (o los adultos a su alrededor creen que la tiene) es alimentado con un biberón pese a las recomendaciones de organismos oficiales como la Organización Mundial de la Salud, UNICEF o, más cerca de casa, la Asociación Española de Pediatría. De hecho, la OMS recoge en su documento acerca de la salud del recien nacido en relación con la lactancia materna que

promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente. no-da-teta_biberón