Categorías
Ser amiga

Al habla con la fisio: Fisioterapia respiratoria infantil

Estoy muy contenta porque hoy estreno una colaboración que creo que nos va a enseñar muchas cosas. Os traigo a Estrella Díaz, fisioterapeuta (col. 8830), que nos hablará de aquellos aspectos de su disciplina relacionados con las mujeres, mamás y bebés. Estrella es una profesional joven, con muchas ganas de hacer cosas y, además, mi prima, así que estoy encantada con que colabore en Esto no es como me lo contaron.
habla-con-fisio
Se estrena con un tema del que seguro que habéis oído hablar. La fisioterapia respiratoria. Os dejo con ella

En los bebés y niños de corta edad los catarros son muy frecuentes y el principal signo es la hipersecreción (aumento en la producción de moco).  Debido a que el aparato respiratorio del bebé y del niño es inmaduro por la ausencia de ventilación colateral (hasta los cuatro años no hay comunicación entre alveolos por lo que, cuando las vías principales están obstruidas, no hay alternativa para llevar el oxígeno hacia las zonas más bajas del pulmón) eliminar estas secreciones es más difícil que en el adulto, de forma que éstas tienden a acumularse y pueden derivar en la conocida como bronquiolitis: infección de ese moco almacenado que cursa con fiebre y dificultad respiratoria.

El árbol bronquial se divide en vías alta, medias y bajas. En los niños, la principal zona de ventilación son las vías altas por lo que es ahí don se produce la mayor acumulación de secreciones. Es fundamental drenar primero estas zonas de manera que el moco acumulado en las vías bajas pueda ir ascendiendo.

La fisioterapia respiratoria infantil tiene como objetivo liberar la vía aérea mediante maniobras que buscan acelerar el flujo espiratorio del bebé a través de una serie de presiones en la caja torácica, de manera que las secreciones ascienden hasta ser expulsadas. Se engloban dentro de las llamadas técnicas de higiene bronquial. En bebés, se trata de técnicas totalmente pasivas pero en niños algo más mayores puede hacerse mediante juegos: soplando para formar pompas de jabón o mover un papel, por ejemplo.

Cuando la flema está en vías principales, el reflejo tusígeno entrará en juego y el bebé toserá para terminar de subirla y expulsarla. En niños colaboradores se les puede solicitar la tos. También es posible provocar ese reflejo con una fricción en la tráquea, si vemos que la flema se queda atascada o si necesitamos que la tos nos ayude a subir las secreciones, pero no es indispensable. De hecho, muchos fisioterapeutas ya no lo ponen en práctica porque puede resultar bastante desagradable y molesto para el bebé (probad a hacerlo y valorad ;))

No es necesario meter el dedo en la boca del niño para sacar el esputo  ya que puede tragarse sin ningún problema, a no ser que, por algún motivo, queramos ver el color, vicosidad y otras propiedades del mismo. De hecho, es lo que los niños (y adultos) hacen de forma fisiológica. Tampoco es necesario hacer que el niño vomite después de la sesión. Si ocurre, no pasa nada, pero no hay que provocarlo ni es algo normal. Cuando el bebé haga caca lo expulsará, puede que se le irrite un poco la zona pero es un problema que podemos solucionar con un mayor cuidado de la zona.

Los niños pueden llorar dentro de las sesiones, entra dentro de la normalidad, igual que puede ocurrir cuando acuden a revisión con el pediatra y no les gusta. Pero me gustaría aclarar es que no les duele. Y siempre durante la sesión el acompañante (madre, padre, abuelos…) puede coger al niño para consolarle, de forma que no se convierta en una experiencia desagradable para él.

Ref.: Postiaux, G. (2000). Fisioterapia Respiratorio en el niño. Madrid: McGraw-Hill Interamericana de España

4 respuestas a «Al habla con la fisio: Fisioterapia respiratoria infantil»

Cómo me gusta que hayas traído aquí a tu prima!!! parece que me llevo comisión cada vez que una madre va al fisio XD, pero es que me parece imprescindible. La fisioterapia respiratoria es verdaderamente útil y eficaz (yo tuve contacto con ella sobre todo cuando trabajaba de enfermera en cuidados críticos antes de ser matrona, las fisios hacían auténticas maravillas con la salud de los pacientes). Un fisioterapeuta es útil también para aliviar los cólicos y muchas veces solucionan incluso problemas de agarre al pecho! en ocasiones en los partos los niños quedan con alguna molestia en el cuello, sobre todo en partos instrumentales, que les hace más proclives a adoptar unas posturas que otras. Esto puede dificultar el agarre o directamente hacer que rechacen uno de los 2 pechos porque no estén cómodos en esa postura (para que os hagais una idea, como cuando al levantarnos por la mañana tenemos tortícolis por haber usado una mala almohada… eso limita el movimiento de nuestro cuello).
Y para las madres es (o debería ser) una visita obligada en el postparto. Aunque no se haya sufrido una episiotomía o un desgarro en el parto, el suelo pélvico no está como antes del embarazo. Es más… aunque se haya tenido una cesárea, el suelo pélvico tampoco estará como antes del embarazo. El peso abdominal de tantos meses de gestación afecta a la musculatura de esa zona y es importantísimo que un profesional la valore y rehabilite adecuadamente. Si no, a la larga siempre irá a peor y aparecerán los prolapsos y las incontinencias.
A que sí? a que parece que me llevo comisión??? XD

Jade, próxima parada… ¡el suelo pélvico! xD Cuanto aprendo siempre de tus tocho comentarios. No dejes de hacerlos nunca, por muy largos que te parezcan (lo dices tú, no yo) porque enseñas muchísimo con ellos. Los fisios son unos profesionales muy poco valorados en ciertos entornos, como si fueran unos sacacuartos. Y oye, haberlos, pues lo mismo los hay, pero no es una mayoría.
Le preguntaré acerca del alivio de los cólicos de los bebés y lo que comentas de la postura. Esta colaboración me hace tan feliz. 😉
Un besote y gracias por pasarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *