Categorías
Ser madre

A contramarcha el mayor tiempo posible

Escuchar a Cristina Barroso, experta en seguridad infantil en el automóvil, es siempre una experiencia enriquecedora. Ella promueve una causa necesaria: que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible. ¿Por qué? Porque es más seguro. Desde que hace un par de años tuve la oportunidad de escucharla intento poner mi granito de arena. De seguridad, legislación y sillas a contramarcha volvió a hablar hacer unos días en una charla para padres en Leganés (Madrid), una oportunidad que no quise perderme.

Legislación

En octubre de 2015 entraba en vigor la nueva Ley de Seguridad Vial que contiene cambios significativos en cuanto a la instalación y uso de Sistemas de Retención Infantil (SRI) se refiere. El principal es la prohibición de la colocacion de los SRI en el asiento delantero salvo en tres supuestos:

  • En vehículos que no dispongan de asientos traseros (biplaza)
  • Cuando no sea posible la instalación en los asientos traseros
  • Cuando todos los asientos traseros estén ocupados por otros SRI

También establece que los menores de 18 años deben seguir usando los SRI hasta que cumplan la mayoría de edad o alcancen el 1,35 m de estatura

a-contramarcha_transporte-ninos

Tipos de impacto y algo de fisiología

Os voy a contar la diferencia entre impacto y colisión, palabras que se usan como sinónimos en muchas ocasiones pero que no lo son.  Mientras que una colisión es el escenario en el que se produce el accidente, un impacto es el escenario en el que se produce la lesión.

Es importante recordar que cuando un coche está en movimiento todo lo que viaja dentro de ese coche va a la misma velocidad que él, velocidad que no para cuando tiene lugar el impacto: el coche se detiene pero lo de dentro sigue en movimiento y es por eso que se produce el daño. La medida de seguridad, en este caso el SRI, hay que ponerla en el escenario más frecuente y lesivo.  Y ese escenario es el impacto frontal.

Os voy a decir una obviedad: un bebé no es un adulto en miniatura. Su cuerpo es fisiológicamente diferente del de un adulto. Aquí van algunos datos:

  • Su cabeza es proporcionalmente enorme: supone el 30 % de su peso total
  • Su cuello no está osificado, es cartílago
  • Su tórax es muy pequeño
  • Su cuerpo es blandito y cartilaginoso
  • El abdomen es el centro neurálgico

¿Sabéis para quién esta diseñado el cinturón de seguridad? Para un adulto, varón de entre treinta y cinco y cincuenta y cinco años, que era el pasajero habitual cuando se ideó. Por tanto, ¿creéis que es una buena idea sujetar a un niño con un cinturón cuando ya hemos viso que su fisiología es distinta?

Algo de historia

Los SRI tienen dos orígenes.

Por un lado, Inglaterra y Estados Unidos, cuya preocupación era transportar a los bebés y niños y, por tanto, son sistemas que retienen.

Por otro lado Suecia, en donde ya tenían solucionada la seguridad pasiva del adulto y, por tanto, le prestaron atención a la seguridad de los peques. Son sistemas que buscan proteger.

Para idear el SRI se fijaron en el adulto más débil que encontraron: el astronauta cuando ameriza de regreso a tierra. Y, ¿cómo lo hace? DE ESPALDAS porque ese amerizaje lleva tal fuerza que su cuello no soportaría hacerlo de otra forma.

Algunos números

La clave de la seguridad en el automóvil, tanto para los niños como para los adultos, es proteger las partes más expuestas y frágiles: la cabeza, el cuello y el abdomen.

Como os contaba, mientras que en el resto de los países pensaban en cómo transportar a los bebés y niños, en Suecia se preocupaban porque esos transportes fueran seguros. Al observar lo que ocurría con el cuello en caso de impacto decidieron medir el estiramiento para poder establecer unos límites en cuanto a la fabricación y comercialización de las sillas. El límite máximo de estiramiento del cuello en niños, que supondría quedar en estado vegetativo, es de 130 kgs. Es decir, en Suecia no se podría poner a la venta ningún SRI que en caso de impacto aplicara en el cuello una fuerza mayor de 130 kgs.

Para garantizar esa seguridad idearon el Plus Test, un ensayo voluntario que es la prueba más exigente para testar los SRI porque mide la fuerza aplicada en el cuello.

En caso de impacto en las sillas de frente con arnés se aplica en el cuello una fuerza de 280 kgs.

En las sillas de frente con escudo, 200 kgs.

En las sillas a contramarcha esa fuerza aplicada en el cuello es de 50 kgs.

A-CONTRAMARCHA_plust-test

¿Por qué de espaldas?

Cuando nos vemos envueltos en una colisión y tenemos un impacto, como os comentaba más arriba, aunque el coche se detenga el cuerpo sigue en movimiento. En ese movimiento, los ocupantes del coche van en el mismo sentido y, por tanto, arrastran su inercia y todo el cuerpo se elonga hacia adelante, y la cabeza finaliza su recorrido con un tirón hacia detrás -por lo que los adultos llevamos el reposacabezas-. Los daños en la columna vertebral pueden ser irreparables, recordad que la cabeza de los bebés representa el 30% de su peso. Si el SRI está colocado al revés va en contra de la inercia en caso de impacto. Además, tiene el respaldo de la silla como freno. Es pura física. Eso es lo que hace a las sillas ACM más seguras.

Cuando ya no pueden ir de espaldas

Llega un momento en el que los niños ya no pueden viajar más de espaldas porque han sobrepasado los límites de la silla: por peso (hay sillas a contramarcha hasta 18 kgs. o 25 kgs.) o por altura (la cabeza nunca debe sobresalir por encima del respaldo en una silla ACM). Entonces los padres regresan a las dudas, igual que cuando comenzaron el camino en el mundo de las sillas de auto.

El hueso más duro del cuerpo es la pelvis así que hay que conseguir que la fuerza del impacto descargue sobre él. Esto es así tanto para niños como para adultos (la parte inferior del cinturón no debe pasar por el abdomen). En lo niños hay que forzar el cinturón para que vaya en la parte alta de los muslos y plano, de tal forma que si se coloca un vaso sobre él se sostenga. Es importante que vayan con cinturón y no con otro tipo de sujección porque todo lo que bloquea el torso genera una presión sobre él y es una de las partes sensibles de los niños.

Además, hay que tener en cuenta que la distancia necesaria para que un niño no se golpee con el asiento delantero es de 85 cms. por lo que si el niño es grandote un elevador sin respaldo es aceptable porque guía el cinturón por donde debe y no recorta esa distancia.

A-CONTRAMARCHA_Cinturon-pelvis

Algunos prejuicios

Cuando hablamos de sillas ACM es normal escuchar muchos prejuicios que tenemos los padres, no los niños, y siempre salen a relucir.

  • No tienen sitio para las piernas: en realidad, los niños nunca están sentados como los adultos pretendemos. En una silla ACM los niños apoyan los pies en el respaldo o las cruzan como los indios. Lo realmente incómodo es estar sentado con las piernas colgando sin poder apoyarlas.
  • Se marearán: el sistema vestibular que conecta vista y oído no se desarrolla hasta, aproximadamente, los doce años. Nos mareamos los adultos, no los niños.
  • No ven: en realidad ven mucho más. Cuando viajan de frente su perspectiva es el asiento delantero y algo del lateral, mientras que ACM ven por toda la luna trasera y el lateral.
  • No le veré: en una silla de frente el adulto ha de girarse por completo para poder ver al bebé/niño. En una silla ACM se soluciona con un espejo que se refleja en el retrovisor.

Un último apunte

Al principio del post os contaba las novedades que introduce la nueva Ley de Seguridad Vial, pero me he guardado una para el final: un mal uso de la silla está penalizado. Es decir,  si la silla está mal instalada o va en una silla que no es la adecuada para él (ha sobrepasado sus límites de uso) os pueden sancionar.

Por último os dejo las claves para que nuestros hijos viajen seguros en el coche:

  • Correcta elección
  • Correcta sujección
  • Correcta instalación

Podéis seguir el trabajo de Cristina en Que los niños viajen a contramarcha (por favor); Acontramarcha.com; y Retensión infantil.

Imágenes: propias

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

10 respuestas a «A contramarcha el mayor tiempo posible»

Ojazos también porque es un niño delgado y no excesivamente alto así que le auguro largo tiempo de vida a nuestra silla ACM. O eso espero. Un abrazote.

Buf… me da tanto miedo este tema.
Cuando compramos la silla del coche busque info por internet y compré una en sentido de la marcha con arnés q estaba muy bien valorada. incluso en varios blogs q hasta me aconsejaron pag con clasificaciones de sillas… Ademas q por fin podiamos ir en coche sin q llorara porq mi hija odia ir de espaldas. Me gasté una pasta (estando en paro fue un gran esfuerzo, pero por, lo q yo creia, máxima seguridad de mi hija, lo q fuera).
A los dos meses empece a ver post sobre las sillas ACM… q decepcion. Me ha generado un miedo enorme cada vez q vamos en coche porq ahora mismo no puedo permitirme gastar lo q valen esas sillas.
Mi duda es, no hay termino medio? Es decir, tan poco segura es la silla en sentido de la marcha? Si nos damos un golpe con un bordillo a 30km/h, la consecuencia mas probable es q mi hija muera? (Vi un post/noticia en la pag de facebook de ACM sobre eso) o estadisticamente no es asi (aunq con una ACM ni siquiera se enterara y fuera la mejor opcion, con las otras la opcion mas posible es q las conaecuencias para su cuello sean fatales o esa seria la consecuencia mas grave pero no la mas probable??).
. Entiendo q esta sea la opcion más segura y si tuviera q volver a comprar silla, lo haría con una ACM, pero entonces, una silla de trescientos euros no va a impedir q a mi hija le pase algo? Lo q digo es si tan poco fiables son las sillas no ACM Q por un leve impacto a baja velocidad me juego la vida de mi hija?
Perdona q te lo escriba aqui. Pero es un tema q realmente me tiene muy asustada, y al leerte y ver q sabes de lo q hablas te planteo esta duda/miedo
Mil gracias bonita!!

Un besazo

Hola Carmen:

A tu pregunta, mejor una silla de frente que nada. En cuanto a si en un golpe con un bordillo a 30 kms/h tu hija moriría no te puedo responder. Lo que sí te puedo decir es que tú piensas en 30 kms/h pero esa no es la fuerza que llevaría el cuerpo de tu hija. Mi recomendación es que te veas vídeos en YouTube de las pruebas de las sillas de auto que van de frente. Y mira lo que les pasa a los dummies con la cabeza, hasta dónde elongan el cuello. Las pruebas se realizan a 50 km./h.
El problema de los ránking es que no se realizan por organismos independientes. Y, como cuento en el post, las sillitas en esta parte del mundo se realizaron siguiendo la estela de EE. UU. e Inglaterra: solo preocupaba poder llevar a los niños sin que molestaran. Estoy segura de que has viajado en coches sin cinturón de seguridad en los asientos traseros. Eso en Suecia ya estaba superado cuando buscaron soluciones para los bebés y niños.
Como te pasa a ti, a mí también me preocupaba mucho este tema. Pero tuve la suerte de conocer a Cristina cuando el Grupo 0 comenzó a quedarse pequeño. Nos supuso un gran esfuerzo económico comprar una silla ACM (tanto que los abuelos colaboraron) pero si piensas en su vida útil el desembolso es casi irrisorio (pero hay que hacerlo, está claro).
Si tenéis oportunidad, yo no me lo pensaría. Iría a un centro especializado (en la página de Facebook te pueden ayudar a encontrarlo) y me asesoría bien. Y por bien me refiero a un establecimiento en el que valoren tu coche, tu niña y tus circunstancias.
un beso enorme.

Hola!. Te sigo desde hace algún tiempo pero nunca me ha dado por comentar. Suelo estar bastante de acuerdo contigo en casi todos los temas que tratas. Sin embargo, quiero hacerte una puntualización al texto de hoy: los niños sí se marean. Tengo dos hijos, uno de cuatro y otra de dos. Con la peque no tengo problemas. Sin embargo, el mayor, desde que tiene año y medio, cualquier viaje relativamente largo le provoca mareos (sensación de malestar, palidez, vómitos). Llegamos a tal punto que el pediatra nos recomendó darle algo para los viajes largos. Gracias!!! y Enhorabuena por el blog!!!!!

Hola, Raquel. Por lo que he estado viendo en blogs de pediatría y medicina el mareo en niños viene asociado a procesos virales y patologías, es decir, no exactamente a ir de espaldas ni a ese desarrollo del que hablaba yo en el post. ¡Claro que hay niños que se marean! pero si pensamos en lo que hacen: atracciones, girar como locos, volteretas… nosotros no lo hacemos, pero ellos sí y les encanta. Así, en general. Luego cada niño es un mundo, claro. A lo que hacía referencia en el post es a que no es una excusa para ni siquiera plantearse a posibilidad de una silla ACM. Como en todo, tenemos que conocer a nuestros niños.
Muchas gracias por pasarte y por comentar. Y por tus bonitas palabras, da gusto tener lectoras como tú. Un abrazote.

Únicamente era a modo de puntualización. El pobre hay veces que baja mareado hasta del tiovivo, jejejejeje (y aún así se sigue montando, como para decirle que no). Comparto la idea de contramarcha el mayor tiempo posible, no creo que ir a favor de la marcha ni mejore ni empeore la sensación de mareo. Gracias a ti por estos post tan bien documentados.

Yo creo que los niños sí se marean. Yo más mareaba de pequeña y lo pasaba fatal. Recuerdo que odiaba viajar. Y mi hija con 2 años también se marea y vomita alguna vez. Pero viaja a contramarcha!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *