Categorías
Ser madre

El destete

Llevaba días barruntándome algo. El pecho me molestaba, un leve dolor de vez en cuando, como si la producción estuviera ajustándose de nuevo, Ojazos que inmerso en algún berrinche no quería consolarse con el pecho, cuyas tomas eran menores y más cortas, aunque seguía pidiendo para domir. Pero hoy… hoy ha sido diferente. Esta mañana cuando se levantó, se metió en mi cama, pidió tetita y tomó un poco. Muy poco. Enseguida me pidió ir al salón y desayunar. Por la tarde no se ha acordado del pecho, de hecho, ha pedido leche y se lo he ofrecido pero me ha dicho que no quería leche de tetita, que quería leche. Y esta noche… pues esta noche se ha acurrucado sobre su padre y se ha quedado dormido. Ni siquiera me ha mirado, no ha preguntado por mí. Nada.nuestra-lactancia-materna

Ojazos tiene tres años y cuatro meses. Eso son cuarenta meses de lactancia en los que ha habido momentos buenos y no tan buenos. Hemos pasado juntos por algunos de los problemas que pueden darse en la lactancia materna y juntos también los hemos superado.  Confieso que muchas veces he ansiado que llegara el destete, sobre todo cuando he pasado agitación del amamantamiento. Y sin embargo esta noche he sentido pena.

Puede que haya quien no me entienda, la verdad es que esto es difícil de comprender. Sentimientos muy primarios se entremezclan y, junto una pena intensa por el bebé que, ahora definitivamente, se me escapa, se mezcla con cierto sentimiento de alivio, de recuperar una parte de mi vida. Muchas noches, cuando Ojazos se encontraba inmerso en esa sintonización de pezones tan molesta para mí, me he visto diciéndole que no me tocara de una forma que no me ha gustado nada. No agresiva, pero tampoco cariñosa porque, sin desearlo, me estaba haciendo sentir mal.

Hoy estoy triste. Mi querida Pilar, de Maternidad Continuum, que es IBCLC y sabe de esto un poquito más que yo -también porque ya lo ha pasado- me ha dicho que tengo que pasar mi duelo. También que mis niveles hormonales se verán alterados -otra vez- por el destete por lo que puedo estar más tristona de lo habitual. Eso también me cuadra con lo que estoy viviendo: llevo dos días llorando por todo -aunque puede decirse que eso es «lo normal» en mí- y que si el proceso es brusco el bajón durará varios días mientras que si es progresivo el proceso también lo será. Esta segunda es la mejor opción para ambos.

No sé cuánto tardaremos en pasar esta fase del destete y espero que ambos lo llevemos bien. Pero hoy me voy a dormir con un sentimiento agridulce. Os seguiré contando.

Foto: Violeta Rodríguez.

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

17 respuestas a «El destete»

Jo. Que pena. Siento mucho que lo pases así. Yo llevo 9 meses de lactancia y ahora mi gordi toma menos. A veces la rechaza y me siento fatal y triste, no me quiero imaginar como lo debes pasar tu con tantos meses. Eso sí, sois unos campeones por tantos meses de lactancia.
Mucho ánimo guapa

Al final se trata de tener presente que es parte de su proceso natural, eso hace que puedas mantener la cabeza fría, aunque no por ello dejes de sentirte triste. Máxime cuando, como dice Pilar, volvemos a estar a vueltas con la coctelera hormonal.
Muchas gracias por tus palabras, siempre tan cariñosa. Un besote.

Mi niña! qué decirte!!!
yo me siento taaan orgullosa de ti (de vosotros) de lo que has logrado, de tu forma de acompañar a tu hijo y de cómo estás llevando el destete que sólo puedo desear darte un abrazo.
Como te decía es un duelo, alegre y triste a la vez porque es una etapa que termina, tu niño se hace mayor y a veces cuesta aceptar que ya no volverá.
Siempre te quedará la certeza de que tu niño está preparado para avanzar y de que tú has sido capaz de acompañarle en el proceso <3 <3

Gracias por estar siempre, en todo este proceso, Pilar, hasta cuando no nos conocímos. Si hoy quiero ser asesora y poder ayudar es en buena medida por la ayuda que tú me prestaste. Espero estar a la altura de lo que Ojazos necesite y saber aceptar el desarrollo que tenemos por delante. Un besazo.

Me imagino que es muy triste y desolador dejar de sentir tan intensamente a quien tanto queremos. Fueron muchos días y noches de lactancia y ahora cuesta hacerse a la idea que esta fase finalizó. Yo llevo cuatro meses de lactancia y solo de pensar en su separación me pongo triste, quiero que siga siempre enganchado a mí ☺️. Tendré que pasar también por ello, no me queda otra.. pero intentaré y te aconsejo, que te quedes con que fue él, el que tomó la decisión de destetarse, por lo que se encuentra preparado para seguir adelante sin tú sustento y esa autonomía y libertad le va a hacer muy fuerte y le va a aportar muchas cosas positivas en un futuro. Animo !!!

Ese es mi principal pensamiento, Ana: he respetado sus tiempos, aunque no siempre haya sido fácil. Cuando tienes claro por qué haces las cosas es más fácil no alejarse del objetivo. Tú no pienses aún en ese momento y disfruta el tuyo, que es muy dulce. Un abrazo fuerte y gracias por pasarte y comentar.

Ay… Esa sensación… Solo alguien que haya pasado por ella te entenderá (como creo que pasa con todo lo que tiene que ver con la teta).
Claro que da pena, mucha, es un lazo único, increíble y maravilloso. Y hay veces que quieres dejarlo, porque no olvidemos que forma parte de nuestra sexualidad, no siempre apetece, hay veces que se hace cuesta arriba por varios motivos, físicos y psicológicos. Y en el fondo aunque pensemos que estamos empoderadas creo que si que nos afecta un poco el que sea raro el que un niño de cierta edad mame. Que nos tiran dardos por todas partes, alguno un poquito de daño hace seguro.
Pero es otra etapa más, y oye, que además decidido por ellos muchísimo mejor.
Ahora bien, también te digo que Julia ha tenido alguna temporada así, que parecía que poco a poco la teta desaparecía de su pensamiento, y luego vuelta a la carga, y con una intensidad…
Asi que… Destete es seguro, pero puede prolongarse muchísimo en el tiempo. No se si esto es una buena o mala noticia. Como madre lactante me atrevo a decirte que depende del día o la hora… Jajajaja.
Un abrazo amiga!

Ay, la regulación hormonal, que estoy llena de granos como en la adolescencia… Me temo que va a ser un proceso muy gradual… Así que paciencia. Un besazo.

Es una sensación ambivalente. Por un lado es duro, con su punto de tristeza y nostalgia y, por el otro, también un alivio, pero que te reconforte que ha sido hasta que él ha querido. Ahora empieza otra etapa, también muy importante.

Mucho ánimo

Un abrazo

Ana

A veces perdemos de vista la cantidad de etapas que tendremos que pasar la cantidad de cosas que se quedarán por el camino si que podamos hacer nada porque en eso consiste la vida y así ha de ser. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo enorme.

Yo te entiendo perfectamente. Hace dos meses que desteté a la Pequeña por motivos médicos, después de casi 19 meses de lactancia feliz y me sentí exactamente igual: por un lado aliviada de cerrar esa etapa, de librarme de esos juegos molestos con mis pezones que se traía habitualmente entre manos y por otro supertriste porque perdía a mi bebé y nuestros momentos únicos de amor e intimidad. Con el agravante de que sé, con certeza, porque mi marido se niega a todo negar, que no habrá otro bebé en el futuro.
En cuanto al desajuste hormonal… acaba de venirme la regla después de dos años y medio sin verla. No te digo más. Mucho ánimo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *