Categorías
Ser amiga

Cambio quejas por agradecimientos

Por Leticia Ruiz, Psicóloga, Coach, la mujer detrás del proyecto Conmigo Aprendí… y mi amiga.

miedo-mujer-valiente

Todos los años suelo hacer una lista con los hitos más destacados del año que dejo atrás. A pesar de que 2016 ha sido el más duro con diferencia, no puedo más que agradecer y sacar aprendizajes de estos 365 días vividos.
Siempre comienzo a repasar el año que se acaba comparándolo con el anterior. 2015 fue un desastre. Posiblemente aquel año pasaron cosas fantásticas pero en mi recuerdo persisten las mismas sensaciones: frustración y miedo. Por eso, 2016 a pesar de todo ha resultado ser liberador.

Estar motivado es tener motivos. Si tienes motivos, te levantarás de la cama con energía, tendrás claros tus objetivos y no dudarás ni un segundo cuando tengas que tomar una decisión.

¿Qué ocurre cuando dejas de tener miedo?

Seguro que empiezas a estar cansada de todos esos mensajes positivos que pretenden animarte el día durante tres segundos. Mensajes que dejan de tener el impacto que tuvieron las primeras veces. Mensajes que empiezan a estar huecos y no sirven para motivarte. Te has habituado al bombardeo de mensajes positivos y sabes que necesitas algo más. Ese algo más eres tú. Estar motivado es tener motivos. Si tienes motivos, te levantarás de la cama con energía, tendrás claros tus objetivos y no dudarás ni un segundo cuando tengas que tomar una decisión.

2016 ha sido mi año de los motivos. No he tenido miedo a los cambios, a la incertidumbre o a las nuevas experiencias. No he tenido miedo a vivir.

Tras casi cinco años, dejé un empleo fijo en el que no podía seguir creciendo y donde empezaba a no ser feliz. Necesitaba un descanso, desconectar y reencontrarme para saber si verdaderamente podía aportar algo a la empresa y saber si la empresa podía aportarme algo a mí. Me ofrecieron otro empleo justo en ese punto de inflexión y aunque me costó escribir mi carta de renuncia, en el fondo sabía que la decisión estaba clara. ¿Parece fácil? Os aseguro QUE LO ES. Una vez dejas atrás ese miedo que te paraliza y no te deja ver con claridad, sabes que todo lo que hagas va a depender 100% de tu esfuerzo y tu ilusión porque todos los factores externos que no podemos controlar, no deben preocuparnos. Traza tu plan y ve a por él sin descanso.

miedo-futuro

2016

2016 me ha regalado amistades, experiencias, aprendizajes y vivencias que jamás hubiese imaginado vivir. He trabajado en un proyecto que me ha cambiado la forma de comprender la vida, he conocido a personas (¡a muchas!) que han sumado en mi día a día haciéndome más grande por dentro, he aprendido, he descubierto y me he dejado sorprender por todas las personas que me han rodeado.

Eso de que “quien no arriesga no gana” es MUY verdad, que todo tiene un momento y ese momento no depende de ti, que por muy mal que pinte la vida, siempre hay razones por las que sonreír y dar gracias

2016 me ha enseñado que el problema no son siempre los demás, que está bien decir “no puedo”, que puedes pensar que no puedes pero sabes que realmente puedes, que no importa lo que piensen los demás pero sí lo que tú sientas, que hay que pisar con pies de plomo y contar hasta diez antes de hablar, que no todo el mundo apreciará tu sinceridad, que eso de que “quien no arriesga no gana” es MUY verdad, que todo tiene un momento y ese momento no depende de ti, que por muy mal que pinte la vida, siempre hay razones por las que sonreír y dar gracias, que tengo que recordar esos malos momentos y dejar de poner excusas para no hacer lo que quiero, que hay tiempo para lo que de verdad queremos, que la vida es más sencilla si nos acompañan personas que nos respetan, nos quieren y nos apoyan, que familia sí hay más que una, que soy capaz de hacer lo que me proponga, que no importa si no sale como quiero y que jamás dejaré de aprender de mi misma.

Cuando comenzó 2016 le pedí cuatro cosas muy sencillas. Sólo he podido cumplir dos de ellas. Las otras dos cosas materiales que pedí, no dependían de mí.

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

5 respuestas a «Cambio quejas por agradecimientos»

El agradecimiento nos hace crecer. Las quejas nos comen por dentro y no ayudan a solucionar nada.
Seguro que 2017 te depara un montón de éxitos porque si están en tu mano los harás realidad.
Yo hoy he escrito un post dándole las gracias a 2016 por haber sido mi peor año con diferencia. He aprendido tanto estando hundida que no puedo más que sentirme agradecida.
Podría quedarme llorando pero me quita un tiempo muy valioso.
Un beso enorme y a seguir creciendo preciosa!!!!

Vaya dos… el 2016 ha sido un año de mierda con muchísima diferencia. Pero no pienso dejar que el 2017 vaya igual de mal. Gracias por pasarte. Un besazo y feliz año nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *