Categorías
Ser mujer

Volver a trabajar

En septiembre de 2015, tras un año difícil para mi salud, dejé de trabajar. Mi cabeza había dicho basta, tenía que operarme un tobillo por un esguince mal curado -sí, existen, no son una leyenda urbana- y necesitaba parar. Había llegado a un momento en el que mantener una secuencia de pensamiento lógico me costaba la misma vida y no podía razonar con claridad. Así que tocaba recuperarse. Si en aquel momento me llegan a decir que antes de que pasara un año y medio iba a volver a trabajar no me lo hubiera creído.