Categorías
Ser mujer

Cuidarme

Desde que me convertí en madre me coloqué en el último lugar de la fila. Había alguien más indefenso en quien poner todo el mimo y la atención, así que cuidarme no era una opción. Simplemente, no había ni siquiera tiempo para pensarlo. Todo era nuevo y no sabía muy bien qué hacer. Además, tenía un bebé super demandante que lo único que quería era estar tumbado encima de mí. Depilarse, ponerse mascarilla en el pelo o cortarse las uñas de los pies pasaron a ser cosas que no se podían hacer. Ni siquiera tenía ánimo para ello. Digamos que el puerperio no fue la mejor época de mi vida.

Imagen Madre sujetando la cabeza de su bebé vía Shutterstock

Vivir en modo avión

Hace unos días leía una reflexión de Beatriz Millán en la que decía que era mejor madre en vacaciones. Si no la habéis leído, os invito a hacerlo aquí. Estoy de acuerdo con todo lo que dice en ella. También soy mejor madre en vacaciones, sin obligaciones que me hagan ir con prisa. Pero, en mi caso, me atrevería a decir que soy, incluso, mejor mujer. Mejor persona.

El año pasado fue muy revelador para mí. Comencé a hacer cosas que me gustan de verdad, como correr, algo que no hubiera pensado jamás que me gustaría. Adelgacé los kilos que me molestaban. Y en enero de 2017 hasta empecé a trabajar de nuevo. Muchos cambios, muchas novedades que asimilar. ¿O no?

Es maravilloso encontrar cosas que te llenan, que te hacen ser feliz. Y que eso incluya el trabajo ya es la leche. Pero, todo tiene siempre un pero, a veces nos dejamos cosas atrás. Y yo he vuelto a dejarme a mí por el camino. He vuelto a vivir en modo avión. Sin prestarme atención, sin escucharme, casi sin pensar en nada de lo que hago. Dejando que las prisas sean mis compañeras habituales en el día a día.

cuidarme_meditar
Imagen Manos de mujer meditando vía Shutterstock

Cuidarme

En estas estaba cuando cayó en mis manos el libro «Correr es algo más» de Isabel del Barrio. Ella habla mucho de esfuerzo, de constancia, de conciencia. De cómo se complementan estado mental y estado corporal. De que la forma física depende también en buena medida de tu estado mental. Y de la importancia del descanso, algo que no valoro en su medida, siempre durmiendo de menos y con prisas de más.

Tanto la reflexión de Beatriz, como las de Isabel en el libro, han ido dejando su impronta en mi cabeza estos días. No he sido mucho nunca de pararme a meditar, de buscar ratitos para la reflexión, pero creo que ahora los necesito. Seguro que antes también los necesitaba, pero no era consciente de ello. Ya decía antes que vivo en modo avión.

Estoy decidida a cuidarme en el sentido más amplio de la palabra. No solo hablo de salir a correr o de comer mejor, que también, sino de buscar momentos para mí misma. He de escucharme, prestarme atención. Tengo la sensación de que vivo tan inmersa en el ruido que no hay hueco para mi propia voz.

cuidarme_ser-agua
Imagen Agua vía Shutterstock

Cuidarme para cuidar

Todo ello es especialmente importante en mi ejercicio de la maternidad. Si no estoy conectada conmigo misma, ¿cómo voy a estar conectada con Ojazos? Es imposible. Si lo juntamos con los nervios y las exigencias del día a día se convierte en una bomba de relojería. Vivo en la reacción constante, no actúo desde la conciencia. Quiero cuidarme para estar bien, pero también para poder cuidar.

Esto es algo que se dice mucho en los círculos maternales, pero no le había prestado demasiada atención hasta ahora. Cuatro años y medio tiene mi hijo. Así que, a partir de ahora, voy a cuidarme. Profundamente. Voy a poner todos mis esfuerzos en escuchar mi propia voz. Y en aprender a fluir. Como dice Isabelle Aroux, las mujeres somos cambio. Estoy decidida a ser bambú. O agua como Bruce Lee.

Y tú, ¿te cuidas

Por Leticia

Mujer, madre y escritora.

6 respuestas a «Cuidarme»

Hola Let,

Muchas gracias por volcar en forma de artículo tus sentimientos. De verdad, que las que sois mamás, para mí sois HEROÍNAS COTIDIANAS, qué haríamos sin vosotras.

pero también es verdad, que para ser mejor madre, mejor compañera de vida, mejor profesional…es necesario ser tu mejor tú. Y no es egoísta, es necesidad vital.

Gracias de corazón por leer mi libro y por sacar partido del mismo. Confío, como reza su título, que, además de correr, te aporte ea energía para retomar las cosas que te gustan y te hacen ser tu mejor tú 🙂

Un beso fortísimo,

Isa

Hola, Isa:

no sé en qué momento el cuidarse pasó a tener mala prensa y a considerarse egoísmo pero nos lo creímos y nos lo grabamos a fuego. Desde luego que es necesario, muchísimo, ser la mejor versión para el día a día. Para todo. Las prisas y el estrés no son buenas compañeras. Por lo vivido soy ejemplo de ello.

Cada vez estoy más convencida de trabajar en mi versión mejor y tus reflexiones me están ayudando a moverme también en ese sentido.

Gracias por todo lo que me está dando «Correr es algo más». Estoy segura de que aún me queda mucho por descubrir.

Un beso fuerte.

Yo estoy en ese punto de inflexión de ver que tengo que empezar a mimarme y a cuidarme pero de verdad… lo pienso a menudo y llevo tiempo intentándolo pero voy en bucle, empiezo-paro, empiezo-paro,… y ha llegado el momento de salir de ese bucle, porque lo necesito, y debo poner remedio. Muy buena reflexión Let, gracias por compartirlo.
Un besazo,
Bea

Cuidarme para cuidar, gran frase y reflexión. De verdad, qué importante es saber estar bien contigo mismo para poder ayudar y cuidar a las personas de tu entorno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *