Categorías
Ser mujer

Cuidarme

Desde que me convertí en madre me coloqué en el último lugar de la fila. Había alguien más indefenso en quien poner todo el mimo y la atención, así que cuidarme no era una opción. Simplemente, no había ni siquiera tiempo para pensarlo. Todo era nuevo y no sabía muy bien qué hacer. Además, tenía un bebé super demandante que lo único que quería era estar tumbado encima de mí. Depilarse, ponerse mascarilla en el pelo o cortarse las uñas de los pies pasaron a ser cosas que no se podían hacer. Ni siquiera tenía ánimo para ello. Digamos que el puerperio no fue la mejor época de mi vida.

Imagen Madre sujetando la cabeza de su bebé vía Shutterstock
Categorías
Ser mujer

Volver a trabajar

En septiembre de 2015, tras un año difícil para mi salud, dejé de trabajar. Mi cabeza había dicho basta, tenía que operarme un tobillo por un esguince mal curado -sí, existen, no son una leyenda urbana- y necesitaba parar. Había llegado a un momento en el que mantener una secuencia de pensamiento lógico me costaba la misma vida y no podía razonar con claridad. Así que tocaba recuperarse. Si en aquel momento me llegan a decir que antes de que pasara un año y medio iba a volver a trabajar no me lo hubiera creído.

Categorías
Ser mujer

Adiós 2016

adios-2016-principal
Todo es actitud. Y en 2017 pienso comerme la vida. Foto de Vintage Photography.

Querido año viejo:

Al fin te acabas. En un par de minutos estarás finiquitado y podré decir «Adiós, 2016» bien alto. Mi madre siempre dice que los años bisiestos son malos y, al final, he tenido que darle la razón.

Apuntaste maneras desde la misma Nochevieja de 2015, de la que puedo decir, sin temor a equivocarme, que fue la peor de mi vida. Desde entonces, 366 días en los que la tónica general no ha sido muy buena. Pero no pasa nada. Que ya te estás acabando.