Categorías
Ser mujer

Peso y mujer: mi experiencia Cres

Equipo-Cres-Madrid
Tania, Aleyda, yo misma, Ana, Sara y Laura, el magnífico equipo que me atiende en Cres.

En este post quiero hablaros de lo que yo he llamado «Mi experiencia Cres». ¿Qué es la experiencia Cres? Para mí es algo que va más allá de los tratamientos, de las dietas o del ejercicio. Algo que va de personas. Permitidme que me explique mejor.

Bajo mi punto de vista, cuando acudes a cualquier sitio en el que te desnudas es importante encontrar gente cálida que te haga sentir cómoda y acompañada. Porque, además, cuando acudes a Cres no solo vas a desnudar tu cuerpo, sino también buena parte de tu alma. Verbalizarás tus defectos, los que quieres cambiar porque te acomplejan, esos que puede que no se vean objetivamente, los que tu propia visión hace enormes.

Categorías
Ser mujer

Peso y mujer: tratamientos que me ayudan a adelgazar

Como os contaba hace unas semanas, estoy inmersa en un cambio de plan de vida que va más allá de un simple cambio en el número de la báscula. Estoy inmersa en un giro de 180º en cuanto a alimentación y a forma física, ya que jamás hasta ahora había conseguido hacer deporte con regularidad, que supone  un cambio de hábitos. En todo ello me está ayudando Cres, Clínicas de recuperación del estado saludable a través de su plan «Reafírmate by Cres».

peso-y-mujer-tratamientos-let-en-cres

Este plan, como os dije, incluía los estudios metabólico y genético, dieta, tabla de ejercicios y algunos tratamientos, personalizados en función de los objetivos marcados por la doctora. De ellos os voy a hablar.

Categorías
Ser mujer

Peso y mujer: adelgazar siendo madre

Empecé enero de 2016 subiéndome a la báscula en una farmacia. Dejé a Ojazos en la escuela infantil, pasé por la puerta de una, metí los 20 céntimos en la ranura y esperé. Miré con cautela el papelito que la dichosa máquina acababa de escupir solo para constatar lo que yo ya sabía: pesaba demasiado. Más de lo que yo quería pesar, sin duda. Más de lo que sería saludable para mí en el futuro si continuaba por esa senda también. Peso y mujer, complicado binomio.

Les dije a mis amigas que me había pesado, aunque no me atreví a confesar el número arrojado por la máquina, y caminé hasta casa barruntando. Y me dije LA frase: «tengo que adelgazar». No solo por ese numerito, sino porque hacía tiempo que yo no me sentía cómoda en mi cuerpo. Ese es el punto fundamental para mí: sin llegar a estar enferma, mientras te sientas bien, todo vale. Pero yo no me sentía así. Mi ropa ya no me quedaba igual. Ir de compras cada vez era más un suplicio porque no encontraba cosas con las que me sintiera guapa, ya sabéis, de esas que suben la autoestima. Era el momento de tomar cartas en el asunto.

peso-y-mujer_Cres
En Cres.