Categorías
Ser madre

La impertinencia y los niños

En los últimos meses he vivido un par de situaciones que me han recordado el poco respeto que tenemos por nuestros pequeños.  La primera sorprendente situación tuvo lugar en una tienda del centro comercial Xanadú, una tienda de objetos de hogar, así que estuve muy pendiente de Ojazos por miedo a que, por una parte, tirara algo y, por otra, se pudiera hacer daño. Pero en un minuto aceleró y se metió detrás del mostrador. Llegué hasta el mostrador y le dije a mi hijo que tenía que salir de ahí. No habían pasado ni treinta segudos desde que se lo expliqué cuando llegó la dependienta y nos dijo, con un tono muy poco agradable, que el niño ahí no podía estar. Os aseguro que por el poco tiempo transcurrido me tuvo que oír decírselo pero es que, además, yo estaba parada frente a él mirándole seria: mi expresión corporal era muy clara. Así que cogí a mi hijo en brazos (algo que desde que me hice el esguince por el que me acabo de operar el tobillo me cuesta mucho) y salí de la tienda. Sin comprar lo que iba a comprar y sin ánimo de volver jamás. Será por tiendas en el mundo.

impertinencia-y-niños_centro-comercial