Categorías
Ser madre

Conciliación, bendita palabra #medidasconciliación

Ayer comí con unas compañeras de trabajo y, comentando nuestro día a día, salió el tema de  la conciliación. Nosotras no tenemos jornada reducida en verano y es algo recurrente en nuestras conversaciones, sobre todo en las veraniegas. Ya sabéis cuál es mi punto de vista al respecto, así que, en un momento determinado de mi argumentación, pude llegar a resultar demasiado vehemente incluso, elevando algo el tono de voz. Como les dije a ellas, ahora soy madre y lo sufro más pero no hace falta ser madre para querer conciliar, ni siquiera tener pareja, sólo tener una vida. Conozco mucha gente que no puede hacer planes después de salir del trabajo… porque no sabe cuál será su hora de salida.

Cada vez estoy más convencida de que las cosas no cambian porque los de arriba no quieren. Bajo mi punto de vista, el Gobierno debería promover políticas que abogaran por los horarios seguidos, adelantando la hora tanto de entrada como de salida y reduciendo el tiempo de la comida. Así las tiendas y otro tipo de establecimientos que dan servicio (clínicas dentales y de fisioterapia, gimnasios, etc.) podrían también reducir sus horarios en vez de alargarlos. Creo que el Gobierno debería legislar de acuerdo con el clamor de la sociedad, en ésta y en tantas otras cosas, pero parece que cuando se está tan alto no se oye bien lo que dicen desde abajo.

Pero como esto no es sólo una reflexión mía, sino de mucha más gente, os dejo las propuestas que he recibido a través del blog y del correo electrónico (estonoescomomelocontaron@outlook.es)

  • Año de baja para la familia, de forma que el tiempo se pudiera repartir entre padre/madre como la familia decida.
  • Posibilidad de solicitud de excedencia para cuidar a los hijos.
  • De la mano del punto anterior, dado que cada plaza de guardería cuesta 1000 € al estado que se entregue ese dinero a los padres y sean ellos quienes decidan si llevar al peque a la guarde o quedarse en casa con él hasta la edad de escolarización.
  • Posibilidad de tomar meses sin sueldo coincidenciendo con las vacaciones de los hijos para uno de los progenitores hasta los 12 años.
  • Revisión sistemática de todos los despidos y no renovaciones a mujeres u hombres que hayan tomado esos permisos.
  • Subvención de la cuota de la Seguridad Social al empresario con un trabajador que esté con esta baja (esto ya existe si contratan a alguien para sustitución no paga SS)
  • Guardería próxima o en el centro de trabajo siempre que más de 5 empleados lo soliciten.
  • Que la empresa esté obligada a evaluar las posibilidades de teletrabajo para los trabajadores con niños menores de 12 años. Si es posible 3 horas de teletrabajo mínimo a la semana para esos trabajadores
  • Aplicacion REAL de la legalidad vigente sobre el horario flexible y adaptado para los trabajadores con hijos menores.

Estoy segura de que tenéis más ideas que pueden llevarse a cabo, animaos también los que no tenéis hijos, las estoy esperando.

 

CAMBIEMOS LAS COSAS, MOVAMOS EL MUNDO

 

 

 

 

 

Categorías
La Maternidad de la A a la Z

La maternidad de la A a la Z: con W de Whatsapp

embarazada silla2

Yo no tengo tribu, me muevo en un grupo de amigas sin hijos o compañeras con hijos mayores (adolescentes o adultos jóvenes) que están en otro momento vital. Mi entorno hace las cosas de otro modo y, como ya os contaba en Guardería, Twitter al principio fue mi salvación (doy las gracias de nuevo a esos padres tuiteros que tan pendientes están de mí cada vez que me ocurre algo). Tengo un horario infernal, así que no conozco a los padres de los compañeros de Ojazos, lo que conlleva que tampoco tengo esos grupos de Whatsapp que sirven para lo mejor (organizar cumpleaños o fiestas relativas a los peques) y lo peor (demonizar a los profes), según he oído que se hace en ellos. De hecho, hasta hace relativamente poco, mis grupos de Whatsapp se reducían a familiares y amigos, compañeros de trabajo, básicamente gente de mi vida 1.0.

Desde hace unos meses mi Whatsapp se llena de colores por las mañanas. Al principio fueron unas sesiones matutinas de belleza, después un grupo de chicas con ganas de conocerse, algo más tarde comenzamos a tomar té todas las mañanas y nos llenamos de emoción ante la perspectiva de quedar para el Vermut antes de #LaParty para ponernos piel con más calma, grupo que se ha transformado ahora en otro lleno de esperanza ante una vuelta. Todos ellos son grupos de mujeres, mujeres que tienen hijos pequeños y más mayorcitos, que trabajan fuera de casa o que dejaron de hacerlo, buscando empleo o inventándoselo, mujeres que cuidan a sus peques y que intentan cuidarse, mujeres con ilusiones, con metas e inquietudes, con problemas y soluciones, mujeres, al fin y al cabo, como yo.

He descubierto muchas cosas desde que estoy en todos esos grupos. La primera es que las mujeres somos muy grandes (sin afán de desmerecer a los hombres): no hay problema que manifieste alguna de nosotras que no sea respondido con una palabra de ánimo o con una idea de mejora. En ellos no hay competencia, ni competición (salvo terminar el #Azdelamaternidad, ¿verdad Nuria?) sólo ganas de apoyarse, de entenderse, de echarse unas risas o quitarle hierro a espinosos asuntos. Nos consultamos desde las cosas más peregrinas hasta otras más serias, encontrando así la tribu que yo necesitaba. En algunos de ellos la visión de la maternidad es exactamente igual que la mía, no así en otros, que me enriquecen aunque no comparta sus ideas. Otra de las cosas que he descubierto es que, si nos ponemos a pecho descubierto, hay muchas menos guerras que las que nos quieren inventar, y que desde el respeto y con las orejas abiertas es más fácil manifestar y escuchar las opiniones. Lo curioso es que a algunas de ellas ni siquiera las conozco, aunque, desde luego, ya es como si las conociera.

Desde aquí, gracias a todas ellas, vosotras sabéis quienes sois, a las que lleváis más tiempo conmigo, mis imprescindibles, a las casi recién llegadas y a las que espero que vuelvan cuando ellas quieran volver. SOIS ÚNICAS, GRANDES, INIGUALABLES y hacéis las jornadas, en esos huecos que nos dejan los enanos, mucho más llevaderas.

Categorías
Ser madre

Horas de sacaleches

Una de las cosas que más me preocupaba cuando me reincorporé al trabajo era conseguir mantener la lactancia. Os contaba aquí pero sobre todo aquí algunas de mis historias de la teta. Hoy quiero dejaros un análisis, el mío, de los dos extractores que me acompañan en mis horas de sacaleches. Este post NO está patrocinado (mis extractores han sido pagados de mi bolsillo… bueno, en realidad uno lo fue por el bolsillo de mi suegra) y las opiniones están basadas en mi experiencia.

Swing de Medela

 

Fuente: www.medela.com/ES/
Fuente: www.medela.com/ES/

Es el primer extractor que compramos (el que pagó mi suegra) movida por recomendaciones de todo tipo y, sobretodo, por una frase que pronunció mi hermana: ¡una (mujer) que conozco se sacó un biberón de 200!.

En esto de la lactancia hablar de Medela es como hablar de dios, su compromiso con la lactancia materna es tal que hasta organizan simposios. Tienen varios modelos de extractor, tanto eléctricos como manuales, y todo tipo de accesorios para la lactancia. En su página web hay multitud de información interesante (consejos para la extracción y almacenamiento o para la consecuención de una lactancia exitosa) que no deberíais perderos si quereis empezar o continuar con la teta.

El Swing de Medela es el extractor que más tiempo llevo usando, del que, por tanto, he tenido que comprar recambios y acudido a su servicio de RRSS para obtener atención. La respuesta de la gente del equipo Twitter es absolutamente maravillosa y resuelven dudas (incluso contactan por teléfono) con celeridad.

¿Qué me gusta del Swing?

  • Es silencioso
  • Pasa solo de la fase de estimulación a la de extracción si no lo has hecho manualmente en 3 minutos
  • La unidad de succión tiene una pinza que permite colgarlo de la cinturilla del pantalón/falda obviando la necesidad de una superficie donde posarlo
  • La posibilidad de regulación del ritmo de succión sin preestablecidos
  • Incluye una bolsa de transporte y una correa, ya que la unidad de succión tiene una arandela para colocarla
  • Incluye una tetina Calma, la que Ojazos usa cuando no estoy, con la que tiene que succionar de la misma forma que lo hace al pecho, para que no se acostumbre a que la leche «caiga» sin más y pueda llegar a rechazar el pecho
  • Incluye un set de recambio de membranas
  • Existe la posibilidad de utilizar un embudo adecuado al tamaño de tu pecho (se compra por separado)
  • Es muy fácil encontrar recambios por internet
  • Las botellas-biberón no necesitan adaptadores para su uso con el extractos
  • Las bolsas para leche materna de Medela se pueden acoplar sin accesorios (aunque son un poco caras)
  • Funciona no sólo a red, sino también a pilas
  • En general es un extractor con un diseño cómodo

¿Qué no me gusta del Swing?

  • Al principio la succión me resultaba un poco agresiva para mis doloridos pezones con las grietas
  • La leche pasa al cable conector que es complicado de limpiar, pero, sobre todo, de secar, quedando siempre en esos casos algo de condensación en él
  • Cuando se usa con pilas pierde algo de capacidad de succión
  • Es difícil encontrar recambios en tiendas, lo que supone un problema añadido en caso de emergencia u olvido de piezas

Como podéis ver son muchos más pros que contras. Os cuento algunas cosas que he descubierto con el uso. Las piezas deben estar perfectamente secas para que el extractor haga su trabajo de forma adecuada. Las membranas y válvulas se desgastan con el tiempo haciendo que pierda capacidad de succión (en el caso de las membranas es algo que podéis apreciar al tacto con poner un poco de atención) y ese será el momento de renovarlas. Es conveniente tener algunos repuestos para evitar apuros, ya que, como os decía más arriba, no es tan fácil encontrarlos en tiendas o farmacias (aunque cada vez los hay en más sitios).

 

Extractor eléctrico sencillo Comfort

 

Fuente: www.philips.es
Fuente: www.philips.es

Es el segundo extractor que compré y fue por pura necesidad: un día olvidé el Swing en casa. Teniéndolo en la oficina he ganado en tranquilidad. Cuando fui a por él a la farmacia me planteé comprar uno manual, pero me di cuenta de que no era opción: siempre ando escasa de tiempo y uno manual no iba a facilitarme demasiado la tarea.

¿Qué me gusta del Comfort?

  • Su cojín de pétalos masajeadores que estimula el flujo de leche. Es muy agradable
  • La succión me resulta muy confortable cuando tengo los pezones resentidos tras una noche intensa con Ojazos
  • Incluye un set de dos discos de lactancia de día y dos de noche
  • Incluye una tetina natural (que no hemos llegado a probar, pero me parece muy interesante que la traiga)
  • Incluye un recambio del diafragma de silicona
  • Las piezas son grandes, se limpian con facilidad
  • Se le pueden acoplar los vasitos VIA y después congelar la leche directamente en ellos
  • Funciona a la red y a pilas
  • Su diseño es muy atractivo y femenino

¿Qué no me gusta del Comfort?

  • Es algo ruidoso
  • La unidad de succión no es cómoda de manejar y se necesita una superficie en la que posarla
  • El paso de la fase de estimulación a la de extracción es manual por lo que hay que estar muy pendiente del flujo de leche
  • Sólo tiene tres tipos de succión
  • Es necesario un adaptador para acoplar los vasitos Avent VIA (la ventaja es que se pueden encontrar un set con todo)
  • Los recambios se compran a través de la web de Philips
  • Carece de bolsita de transporte
  • En general da la sensación de que es un extractor pensado para ser estático

Es un extractor que me gusta mucho usar, pero creo que mi opinión cambiaría si tuviera que transportarlo cada día.

Os dejo una última recomendación: si os veis en la misma situación que yo, con la necesidad de optimizar el tiempo de extracción y extraer mucha leche porque vuestro bebé sigue con LM exclusiva, valorad la compra de un extractor doble. La inversión es importante, pero creo que merecerá la pena. Es, además, un regalo que podéis pedir a toda esa gente que pregunta qué necesitáis. Ambos modelos podéis encontrarlos en versión ampliada.