Categorías
Ser mujer

Mujeres

Hoy he desayunado con dos vecinas que han pasado el albor de la intimidad. Una de ellas pidió una excedencia después de tener su segundo hijo, la otra ha sido despedida, también después de tener el segundo. Luego estoy yo, la desempleada que solo tiene uno. Entre médicos, cursos y gimnasias nos ha costado quedar, tenemos la agenda más complicada que un ministro ;).