Categorías
Ser mujer

Previsiones

Naces mujer y por ende se te supone la capacidad de gestar, alumbrar y alimentar a una criatura de tu especie, es lo lógico, y con la llegada a la pubertad y el primer sangrado menstrual la suposición se transforma en certeza. De la mano de las primeras relaciones sexuales aparecen los medios para no quedarse embarazada: los condones, luego las pastillas, anillos o Dius (casi siempre cuando la pareja ya es estable). Múltiples opciones para no convertirte en madre, porque no ha llegado el momento, que ser madre es algo que se planea, con calma: primero has de acabar tus estudios, después encontrar un trabajo estable, puede que pasar por el altar (aunque no sea necesario) y mientras vas cumpliendo hitos tu historia de pareja se acaba y te pones en los treinta casi volviendo a empezar.

Categorías
Ser madre

5 cosas que cambiaría si volviera a quedarme embarazada

Ahora que Ojazos ya ha cumplido 3 años y que es evidente que ya no tenemos un bebé en nuestras vidas, pienso mucho en el camino que nos ha traído hasta aquí, en el que vivimos y en el que me hubiera gustado vivir. Ayer, a raíz de una publicación en Facebook en la que se ponía de manifiesto que una parturienta necesita luz baja porque la melatonina desencadena el parto, Carol, autora del blog Quiero Vivirte y una mujer excepcional, comentaba cuántas cosas cambiarían si se quedara embarazada ahora. Y como es algo que llevo pensando tiempo, hoy os cuento cinco de esas cosas.

cosas-cambiaria-embarazo

Categorías
Ser madre

9 meses mágicos

9 meses mágicos

Un día todo cambia al tiempo que una raya rosa aparece, primero tenue, después decidida, en una prueba de embarazo. Y por más que te hubieras preparado, por más que sepas que es lo que querías que pasara, no puedes evitar el vértigo de la incertidumbre. Estás embarazada. Pero, ¿qué es el embarazo? Me refiero, ¿para qué sirve más allá de para que una pequeña criatura crezca en nuestro interior?

Yo tuve por delante casi 6 meses desde que esa rayita se decidió a aparecer y, aunque sabía que el cambio iba a ser total y definitivo, creo que en un primer momento vi el embarazo como un hecho puntual en mi vida, algo que sucedería y luego dejaría de suceder. Y sí, ciertamente el embarazo dejaría de suceder pero desde ese momento tendría una nueva responsabilidad en mi vida: mi hijo.