Categorías
Ser mujer

Crianza en dos tiempos

Crianza-en-dos-tiempos
Leía yo hoy a Fina la Endorfina contar que ha creado junto a su chico, Maurici Torra, una nueva red social para padres llamada Bitmater  porque, en palabras de él, «me doy cuenta en la oficina que los que somos padres tendemos a hablar del churrumbel/es, y los que no son padres nos huyen, y con razón». Y si pienso en mi día a día veo que así es: estoy todo el tiempo con la crianza a cuestas. Hablo de crianza con mi compañera que tiene un hijo adulto joven, con mi amiga que comparte horas de trayecto y que aún no tiene hijos, con mis amigas blogueras y con las whatsapperas… quizá con el que menos hablo de crianza es con mi propio marido.

Categorías
Ser inquieta

I feel GOOD

Pues sí, me siento bien. Septiembre es el mes del reinicio, idóneo para plantearse retos y metas, y eso es lo que hice el año pasado con mi cabecita a punto de estallar. Un buen día me senté y pulsé sobre «crear un nuevo blog», busqué una plantilla, rellené el campo de título «Esto no es como me lo contaron» y empecé por el principio. Parto fue la primera entrada que publiqué. El próximo día 19 habrán pasado 365 días desde ese momento.

Conociéndome, cuando comencé a escribir no tenía claro que llegáramos a este momento, pero lo cierto es que mi vivencia materna me ha abierto la mente a un mundo que antes conocía de refilón y ha espoleado mi vena más creativa, amén de que los ánimos infundidos desde el primer momento por Carol, Virginia, Natalia y mi amiga del alma Ruth no merecían menos. Pero sin duda alguna si a alguien debo agradecerle el aguijón constante para escribir es a Trimadre a los 30 y su Maternidad de la A a la Z que tantas satisfacciones (y trabajo) me está dando.

Categorías
Ser inquieta

Crónica de un amor anunciado: el rediseño de Esto no es como me lo contaron

Corría el 24 de mayo, ya os conté la emoción vivida aquel día, cuando puse piel y pelo, y hasta gafas, a alguien a quien hasta el momento admiraba en la distancia: la artistaza de Sue, alias Fina la Endorfina, esa mujer que cuelga unas preciosas creaciones en su Instagram bajo la etiqueta de «Dibujines», así, como si no fuesen gran cosa.  Aquella noche de risas, música y GTs, refrendé lo que ya me había parecido desde la distancia, que, además de un talento excepcional, es poseedora de un sentido del humor increíble. Esa noche nos reímos mucho y conectamos de una manera alucinante, lo que terminó de decidirme: si en algún momento contrataba el diseño del blog ella sería la elegida.

El principio de una bonita amistad
El principio de una bonita amistad

Once meses y cincuenta y ocho entradas después el rediseño es hoy una realidad. Cansada de abrir blogs con mi plantilla, me senté delante del ordenador para pedir auxilio… pero pillé a Sue de vacaciones, he de admitir que nunca fui buena eligiendo momentos. A su regreso cruzamos unos cuantos correos en los que fijamos agenda, tipo de trabajo que quería contratar y otras cuestiones estilísticas y me pasó un boceto. Me enamoré inmediatamente de su propuesta y caí rendida ante su capacidad de plasmar lo que yo quería, mi esencia, con unas pocas indicaciones y muchas risas (impagable su felicitacion de cumpleaños). Lo cierto es que entre nosotras hay mucho feeling.  Todo ha sido tan mágico en este proyecto que, lo que yo suponía un esfuerzo económico, ha resultado ser un regalo por mis 36 de mi madre, mi hermana y mi abuela, quienes estoy segura de que no acaban de comprender qué es, o qué supone para mí, esto del blog pero que decidieron hacerme feliz.

¿Qué ha sido lo que más me ha gustado de trabajar con Sue? Todo. Lo fácil que lo ha hecho, la buena disposición, la creatividad, el Skype que nos marcamos tras unos pequeños problemillas técnicos que quisieron aguarnos la fiesta, el entendimiento entre nosotras. No puedo más que recomendar su trabajo, es profesional y comprometida con el resultado. Y rebonica y simpática, ¿que más se puede pedir? Este post no está patrocinado, sólo es que siempre he pensado que las cosas buenas hay que compartirlas.

Mil gracias, Sue, una vez más.