Categorías
Ser mujer

Volviendo a la senda

volviendo-a-la-senda

A veces tengo que pararme a pensar. A veces la vida me puede, la rueda del hámster, las prisas, el día a día. A veces, muchas veces, me olvido de lo esencial, de lo imporante, pierdo el norte, le doy vueltas a la brújula como si se hubiera imantado. Entonces llega la vida para ponerme en su sitio y me da una colleja y me recuerda que ya decidí mi senda, que solo tengo que abrir el navegador y recordarlo, que ya me lo he dicho todo una y mil veces.