Categorías
Ser madre

Historia de nuestro destete. Una carta a mi hijo.

Hola, hijo:

Al final, el final ha llegado. Durante estos cuatro años y medio te he alimentado con mi cuerpo. Te he calmado y protegido, he sido tu lugar en el mundo y tu refugio. Pero, hace un par de semanas, le dijimos adiós a nuestra lactancia. Hace un par de semana finiquitamos nuestro destete.

Hablo de nuestro destete, en plural, porque esta ha sido una vivencia de dos. Desde el principio. Hoy mismo leía a Elena, de Monitos y Risas, contar que hay decisiones de la maternidad y paternidad que ella considera exclusivas de la madre. Como la lactancia. Lo mismo me ocurrió a mí. Fui yo quien decidió darte teta. Más allá de que «fuera de lo mejor», de los beneficios tantas y tantas veces leídos tanto para ti como para mí, amamantarte me pareció lo más normal. Lo que sentí como madre que tenía que hacer.

Categorías
Ser madre

Reencontrarse

Ayer cuando llegué del curro, los chicos estaban en el parque. Llegué justo a tiempo para ver cómo un niño que conocemos de la piscina le daba un empujón a Ojazos y lo tiraba de cabeza el suelo. Inmediatamente rompió a llorar con desesperación. Me acerqué y le pregunté por qué se estaba pegando con él. Al mismo tiempo, le abrazaba para consolarle. El resto de las madres me miraron como si fuera una extraterrestre. Desconozco el motivo. Aprovechamos el momento para marchar a casa.

Categorías
Ser madre

El destete

Llevaba días barruntándome algo. El pecho me molestaba, un leve dolor de vez en cuando, como si la producción estuviera ajustándose de nuevo, Ojazos que inmerso en algún berrinche no quería consolarse con el pecho, cuyas tomas eran menores y más cortas, aunque seguía pidiendo para domir. Pero hoy… hoy ha sido diferente. Esta mañana cuando se levantó, se metió en mi cama, pidió tetita y tomó un poco. Muy poco. Enseguida me pidió ir al salón y desayunar. Por la tarde no se ha acordado del pecho, de hecho, ha pedido leche y se lo he ofrecido pero me ha dicho que no quería leche de tetita, que quería leche. Y esta noche… pues esta noche se ha acurrucado sobre su padre y se ha quedado dormido. Ni siquiera me ha mirado, no ha preguntado por mí. Nada.nuestra-lactancia-materna