Categorías
La Maternidad de la A a la Z

La maternidad de la A a la Z: con A de AMOR

embarazada silla2

 

Amor con la rayita rosa del test de embarazo de farmacia.

Amor cuando intuí tu silueta en aquella pantalla negruzca del ecógrafo.

Amor en la 4D cuando lloré desconsolada porque no pude verte.

Amor según crecía mi barriga y no me cansaba de acariciarla.

Amor pintando tu habitación de azulón y colocando el papel de los piratas en las paredes.

Amor (y nervios) el 14 de enero de 2013 cuando escuché «mañana ingresas».

Amor (y miedo) todo el 15 y medio 16 de enero cuando la inducción no prosperaba.

Amor (del bueno) cuando te vi por encima de la sábana.

Nadie me contó la nueva dimensión que toma la palabra AMOR cuando se es madre. Amor hasta doler, hasta olvidarme de mi propio bienestar o de mi propio cuerpo, fiera leona cuidando a mi cría. Tanto amor que llego a las lágrimas de pura felicidad sólo con observar tu manita o acariciar tu linda cara. Saberme completa al fin porque he venido a la vida para tenerte en ella.

Nadie me ha querido como tú lo haces, pequeño. Es amor de verdad, incondicional y generoso. Lo supe cuando naciste, pero ahora es aún más real. Porque ese brillo en tus ojos cuando llego a casa, esa risa alegre como un cascabel, esos bracitos lanzándose a mi cuello no son más que la expresión del amor más puro. Cuando llegaste a mi vida sabía que iba a quererte mucho. Lo que no sabía era cuantísimo ibas a quererme tú a mí, tanto que creo que nadie me ha querido así antes. Tampoco sabía lo bonita que iba a ser (que está siendo) nuestra relación. Este amor me ha hecho mejor persona y me ayuda a seguir mejorando cada día. Reinterpretando la frase de Virginia, tú eres mi luz, así que, en mi cama sale el sol cada mañana.

 

Categorías
Ser madre

Hoy hace un año

Hoy hace un año no sé si llovía, llevábamos todo un largo día metidos en el hospital, pero sé que sí lo hizo en los días posteriores. Estaba feliz. Y nerviosa. Y cansada. Antes o después le iba a ver la cara, sabía que sería en ese 16 de enero. Sentí vértigo, los típicos miedos de las primerizas «¿sabré o no sabré? ¿podré ocuparme de él?» Y por la tarde llegó para poner mi mundo justo en el lugar en el que tenía que estar, porque así es cómo debía ser.

Hoy hace un año las hormonas y la FELICIDAD, así, con mayúsculas, me desbordaban. A cada llamada telefónica o mensaje yo respondía «Es precioso» o su variante «Es tan bonito». Había comenzado la historia de amor que, espero, durará toda la vida.

Hoy hace un año

Lloré cuando, tras la cesárea, me lo acercaron para que le diera un beso y llevárselo con su padre. Fueron lágrimas de alegría y de impotencia, tumbada en cruz como un nazareno sin poder siquiera acariciarle. Imaginaba que desde ese momento había cambiado mi vida pero ni de lejos intuía cuánto. Mi mundo giró hasta volverse del revés, las prioridades pasaron a ser otras.

Hoy hace un año el día acabó muy tarde y se fundió con la noche en una suerte de vaivén que acabó un sábado. Comenzó la vorágine de la bienvenida, la peregrinación para conocer al nuevo miembro de la familia, sentir el cariño a la par que el agobio, sentimientos encontrados en cascada.

Y hoy, desde el año que ha pasado, doy gracias a la vida por habérmelo traído. Porque el cansancio y la preocupación se compensan con creces con las alegrías que me dan sus sonrisas y carcajadas. Porque ahora me siento más mujer que nunca, porque soy mejor persona como no me canso de repetir desde entonces. Y es que hoy la vida, aunque dura por las separaciones, es mucho mejor que entonces.

Categorías
Ser madre

Todo lo que quiero para TU 2014

Voy a hacer una lista de propósitos, de las buenas, de las de cumplir, así que no voy a hacerla para mí que sé que no la cumpliría, voy a hacerla para ti, bombón.

Para tu 2014 quiero:

  • La primera, la más fácil de pensar y la más difícil de cumplir: quiero que seas FELIZ. Porque nadie debería ser infeliz en esta vida, pero un bebé mucho menos
  • Que nada borre tu sonrisilla, esa que tiene cada vez más dientes
  • Que encuentres cada día un motivo para reir a carcajada limpia, las cosquillas de papá, las caras de mamá, el que sea, pero ríe
  • Que termines de lanzarte a andar solito aunque luego tenga que correr para perseguirte
  • Oirte decir mamá, ya sé que es un poco egoísta, pero me muero porque lo digas
  • Que encuentres abrigo en mi abrazo cada vez que lo necesites (esta también es un poco egoísta)
  • Que crezcas sano
  • Que crezcas bien
  • Que sigas disfrutando de la piscina… y de la bañera, no hemos tenido un bebé, tenemos un pececillo
  • Que te siga gustando tanto comer, ese mmmmmm con cada bocado no tiene precio
  • Que amanezcas cada mañana con la misma cara de felicidad que ahora lo haces
  • Que bailes como un loco, moviendo el culete y la cabeza
  • Que tengamos tiempo para querernos, para los tres

Han salido 13… El círculo cerrándose. Te quiero bombón relleno.