Categorías
Ser madre

Lactancia materna: un tesoro difícil de iniciar

Lactancia-materna-tesoro-dificilEl 16 de enero de 2013 con mi Ojazos recién nacido en los brazos comenzaba la historia de nuestra lactancia. No ha sido una historia fácil tal como os he contado en más de una ocasión pero me cabe el orgullo de decir que aún seguimos con ella. Es verdad que de las historias como la mía, de lactancia materna prolongada no siempre fácil, no se habla mucho y lo tengo anotado en mi lista de pendientes pero hoy quiero volver a incidir en el comienzo.

Categorías
Ser mujer

Crianza en dos tiempos

Crianza-en-dos-tiempos
Leía yo hoy a Fina la Endorfina contar que ha creado junto a su chico, Maurici Torra, una nueva red social para padres llamada Bitmater  porque, en palabras de él, «me doy cuenta en la oficina que los que somos padres tendemos a hablar del churrumbel/es, y los que no son padres nos huyen, y con razón». Y si pienso en mi día a día veo que así es: estoy todo el tiempo con la crianza a cuestas. Hablo de crianza con mi compañera que tiene un hijo adulto joven, con mi amiga que comparte horas de trayecto y que aún no tiene hijos, con mis amigas blogueras y con las whatsapperas… quizá con el que menos hablo de crianza es con mi propio marido.

Categorías
Ser madre

Pido perdón

Me pregunto en qué momento nos metieron en la rueda y nos creímos que no teníamos el poder, cuándo dejamos que fuera otro el que tomara el mando a distancia de nuestra vida y decidiera cuál es nuestra programación. Trabajos, horarios, casas, opiniones, obligaciones, tantas, que nos esclavizan y no dejan que disfrutemos de lo importante: de la gente, de la piel.

Hoy quiero pedir perdón.

Empezaré por esos amigos para los que nunca tengo tiempo, los que me siguen invitando a sus fiestas, los que me escriben para intentar quedar, los que saben de mi vida por la redes sociales, por el blog, quienes han sido muy importantes y que, sin embargo, hace meses que no están físicamente. También a esos que no son tan amigos, que te encuentras aquí o allá, con quienes cruzas alguna frase que finaliza con A ver si nos vemos, nos llamamos la semana que viene pero la semana que viene no llega nunca y lo repites como un mantra cuando, 6 meses después y de nuevo por casualidad, te vuelves a encontrar… la semana eterna.

Quiero pedir perdón a mi madre por no descubrir la forma de decirle las cosas, por no saber explicarle desde la tranquilidad mis decisiones con respecto a mi maternidad, por no hacerle ver que eso no significa que esté etiquetando la suya, que yo la respeto y respeto pedía también.