Categorías
Ser mujer

La mujer que me dio la vida

La mujer que me dio la vida tenía ventitrés años cuando llegué. Lo hice en un caluroso mes de julio, mientras a ella la tenían dormida en un quirófano y puede que yo fuera su única buena noticia. Se acababa de convertir en madre con la niñez casi pintada en la cara. En el siguiente otoño recibió a su segunda y dejó fundada su pequeña familia de mujeres. Las tres, juntas siempre  para todo.

mujer-dio-vida_las-tres

La mujer que me dio la vida se vio obligada a trabajar mucho, como una mula diría el tópico, para sacarnos adelante. A pesar de que tenía la ayuda de nuestros abuelos, ella era consciente de cuál era su responsabilidad, así que se agarraba a todo aquello que salía. Vendió juguetes y ultracongelados, fue limpiadora y hasta llevó libros en ferias. Y cuando hubo que trabajar doble, pues doble trabajó, por la mañana  y casi por la noche, siempre por sueldos escasos manteniendo la cabeza pendiente del objetivo.

Categorías
Ser mujer

Relájate, mamá

El jueves pasado ponía rumbo tempranito hacia el Hotel-Spa Hospes Puerta de Alcalá con la promesa de tener un #momentoSuavinex muy relajante. Lo único que sabía era que tenía que llevar bañador y gorro y que allí me encontraría con otras mamás blogueras así que me encaminé hacia mi destino con más incertidumbre que certeza. Bueno, también sabía, porque lo ponía en la invitación, que Marián García, alias Boticaria García, nos iba a contar por qué  es importante que las mamás también nos cuidemos. Y como me dirigía a un spa todo lo que venía a mi cabeza era «Relájate, mamá».

evento-spa-suavinex-1

Categorías
Ser madre

Un nuevo nacimiento

nuevo-nacimiento

Ayer hizo una semana que nació mi nuevo sobrino, por cesárea, la tercera, que ha vuelto a dejar a mi hermana con las ganas de un parto vaginal. Hay muchas cosas que odio de vivir una cesárea pero, para mí, la más dura es la separación Afortunadamente cada vez hay más hospitales y maternidades que no realizan esta separación porque los estudios demuestran lo fundamental del contacto temprano pero, por desgracia, este no fue el caso de mi hermana así que ella y sus dos pechos, esenciales para la alimentación de su hijo, se fueron a una fría sala y el bebé se vino a la habitación con los familiares.