Categorías
Ser mujer

Cuidarme

Desde que me convertí en madre me coloqué en el último lugar de la fila. Había alguien más indefenso en quien poner todo el mimo y la atención, así que cuidarme no era una opción. Simplemente, no había ni siquiera tiempo para pensarlo. Todo era nuevo y no sabía muy bien qué hacer. Además, tenía un bebé super demandante que lo único que quería era estar tumbado encima de mí. Depilarse, ponerse mascarilla en el pelo o cortarse las uñas de los pies pasaron a ser cosas que no se podían hacer. Ni siquiera tenía ánimo para ello. Digamos que el puerperio no fue la mejor época de mi vida.

Imagen Madre sujetando la cabeza de su bebé vía Shutterstock
Categorías
Ser madre

Historia de nuestro destete. Una carta a mi hijo.

Hola, hijo:

Al final, el final ha llegado. Durante estos cuatro años y medio te he alimentado con mi cuerpo. Te he calmado y protegido, he sido tu lugar en el mundo y tu refugio. Pero, hace un par de semanas, le dijimos adiós a nuestra lactancia. Hace un par de semana finiquitamos nuestro destete.

Hablo de nuestro destete, en plural, porque esta ha sido una vivencia de dos. Desde el principio. Hoy mismo leía a Elena, de Monitos y Risas, contar que hay decisiones de la maternidad y paternidad que ella considera exclusivas de la madre. Como la lactancia. Lo mismo me ocurrió a mí. Fui yo quien decidió darte teta. Más allá de que «fuera de lo mejor», de los beneficios tantas y tantas veces leídos tanto para ti como para mí, amamantarte me pareció lo más normal. Lo que sentí como madre que tenía que hacer.

Categorías
Ser madre

Reencontrarse

Ayer cuando llegué del curro, los chicos estaban en el parque. Llegué justo a tiempo para ver cómo un niño que conocemos de la piscina le daba un empujón a Ojazos y lo tiraba de cabeza el suelo. Inmediatamente rompió a llorar con desesperación. Me acerqué y le pregunté por qué se estaba pegando con él. Al mismo tiempo, le abrazaba para consolarle. El resto de las madres me miraron como si fuera una extraterrestre. Desconozco el motivo. Aprovechamos el momento para marchar a casa.