Categorías
Ser madre

Nuestra lactancia prolongada

Ojazos acaba de cumplir 3 años y su historia de amor con la teta no termina. Si cuando nació me hubieran dicho que iba a darle pecho durante tanto tiempo, sinceramente, no lo hubiera creído, mi idea de lo que era la maternidad difiere mucho de lo que he vivido desde su llegada. Pero todas las historias tienen una cara A y una cara B, es inevitable, y hoy os quiero contar en aquello que el pecho ayuda a mi hijo y en lo que me molesta a mí.

nuestra-lactancia-materna